Blog 
100 maneras de conectarse a la Fuente
RSS - Blog de Arnau Benlloch

El autor

Blog 100 maneras de conectarse a la Fuente - Arnau Benlloch

Arnau Benlloch

Soy Periodista especializado en la Inspiración para el Cambio. Mi vocación es la de propiciar la evolución tanto en personas como en equipos de trabajo a través de la palabra.

Sobre este blog de Cultura

En este blog quiero compartir mis inquietudes en temas relacionados con la Inspiración para el Cambio. Mi objetivo es divulgar claves que te ayuden a conectar con esa Fuente universal de la que todos bebemos para impulsarte así a hacer de tu vida una obra de arte.


Archivo

  • 30
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Manera 36: Cambia tu mirada

     El Rey Lear le pregunta al Conde de Gloucester al que le habían arrancado los ojos, -¿Y tú, cómo ves el mundo? -y él responde -Yo veo el mundo con el sentimiento-.

    Según mires así verás. Si miras desde el respeto, desde la sana curiosidad, desde el amor, el mundo rápidamente se transformará ante tus ojos. Si consigues conectar tu mirada desde el corazón se encenderán todas las luces y donde antes veías sombras amenazantes ahora verás caminos radiantes, donde antes veías arenas movedizas ahora verás pistas de despegue ofreciéndote vía libre para que alces el vuelo.

     La física cuántica viene a decir que lo observado se modifica según el observador. Hay quien incluso va más allá y dice que el observador en realidad crea lo observado.

    Manera 36: Cambia tu mirada

    Image by Michael O

    Lo que ves es el resultado de todo lo que has visto y vivido hasta hoy. Es el resultado de lo que crees, de tus ideas, de tus valores, de tus miedos, de tus deseos. No hay dos miradas iguales pues no hay dos personas iguales y no hay dos miradas iguales a lo largo del tiempo, pues hoy no tienes por qué mirar igual que mañana. 

     Prueba a pensar por un momento que todo lo que miras es blanco y que tú proyectas sobre ese fondo el Cinexin de tu experiencia. La información que te devuelve el objeto observado está tamizada pues por tu manera de mirar.

    ¿No te gusta lo que ves? Tienes dos opciones: mirar hacia otro lado o cambiar la manera en que miras ese asunto que te disgusta.

     Si sigues viendo lo mismo es que aún no has sido capaz de cambiar tu mirada. Siempre estamos creando el futuro, lo que pasa es que solemos crear el mismo, nuestra tendencia es a reafirmar nuestra personalidad, a mirar siempre igual, siempre con el mismo cristalino.

     La larga cola de un supermercado la puedes ver como un encontronazo indeseable (¡con las prisas que yo tengo!) o como un momento para la observación, la escucha, el aprendizaje. Si te pones a mirar en modo documental podrás disfrutar observando como el niño trata de convencer a su padre de que le compre esa chuche, o de cómo la joven de al lado ayuda a una anciana a llenar su bolsa con toda su amabilidad.

     Tu mirada necesita presencia

     Si tu mirada no está en conexión con tu corazón, solo verás problemas, injusticias, accidentes y amenazas. Si tus ojos están conectados a la Fuente verás a la naturaleza en acción en todo su esplendor y captarás los mensajes necesarios que te impulsen, están ahí siempre, solo has de prepararte para verlos.

     Tu vida se compone de millones de fotogramas y en última instancia eres tú quien eliges el próximo plano. ¿Eliges comedia o drama? ¿musical o peli de terror?

     La manera en que ves el mundo es tu mundo. Limpia bien esa mirada, poda la hiedra interna del prejuicio y mira desde lo más profundo de tu alma, lo que veas será mucho más rico de lo que puedas imaginar.

     Mirada de turista

     Viajar nos fascina porque nos permite tener una mirada casi virgen, la mirada del turista al que lo que ve le sorprende por novedoso, por diferente, por extraordinario. Es como la mirada del niño que aún no tiene excesivo residuo mental almacenado en su cerebrito, una mirada que está abierta a todo, que contempla, que admira, que encuentra lo bello en los detalles más sencillos, que encuentra la reflexión en el rincón más escondido por ruinoso que aparente. Trata de llevar esa mirada de turista a tu vida cotidiana, harás grandes descubrimientos.

     Mira hacia arriba

     Te invito a que mientras caminas por la calle observes las miradas de las personas con las que te cruzas. Está muy extendida la mirada hacia el suelo, mirada abatida y resignada. También la mirada perdida en el pensamiento, y en los últimos años se extiende la mirada distraída hacia la pantalla (me reconozco entre uno de estos).

    Propongo recuperar la mirada hacia arriba. Te permite ensanchar las fronteras de tu mundo. Descubrirás edificios por los que has pasado mil veces y nunca has contemplado. Podrás jugar a adivinar la vida de la gente solo observando lo que se ve en sus balcones.

    La mirada hacia arriba te recuerda que tu vida no tiene techo, te conecta con lo más amplio, con la Fuente. ¿Cuánto hace que no contemplas las estrellas?

     Mirar al firmamento te ayuda a relativizar tus problemas, se hacen pequeños comparado con el abismo que se extiende sobre nuestras cabezas. Mira, observa, piérdete entre las constelaciones en una noche de verano, desborda tu mirada, recárgala con el brillo de las estrellas lejanas. Te acercarán a ti mismo.

     Mira lo que te une

     Cambia tu mirada hacia el otro, comienza a abandonar el vicio de jugar a las 7 diferencias y trata de practicar el de las similitudes. Si trabajas por conectar tu mirada con tu corazón, profundizarás en cada persona y no verás rostros, verás almas y no veras cuerpos, verás luz.

    Vacía tu mirada, límpiate de pasado y juega a cambiar, te sorprenderá lo que eres capaz de ver y te alinearas con el sincronismo que la vida te sirve cada mañana al despertar. Si tu mirada es limpia y amorosa alcanzarás a ver frecuencias que hasta hoy te habían pasado desapercibidas.

    Cambia tu mirada y comenzará a brillar. Tu vida tomará un color tan especial que ya nunca querrás volver a mirar como antes. Veamos pues el mundo con el sentimiento. Manera 36 de conectarse a la Fuente: Cambia tu mirada.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook