Blog 
Antonio Garzón
RSS - Blog de Antonio Garzón Beckmann

El autor

Blog Antonio Garzón - Antonio Garzón Beckmann

Antonio Garzón Beckmann

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (Universidad de Passau, Alemania), Diplomado en Turismo TEAT (UNED) y Máster de Nutrición y Dietética. Integrado en el Turismo desde la infancia y dedicado al turismo y la hostelería canaria en el área de Direcci...

Sobre este blog de Turismo

En este blog se publican artículos sobre Turismo, con las siguientes temáticas: ...


Archivo

  • 19
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TURISMO Las Palmas

    Electoralismo turístico

     

    Ya en la fase final de la campaña electoral podemos llegar a la conclusión que el Turismo, motor de la economía canaria, ha sido tratado por todos los partidos en sus programas de una manera vaga, imprecisa y con gran carga populista (=decirle al votante lo que quiere oír, aunque sea sin un respaldo realista), pudiendo agruparse estos populismos en tres bloques: los confusos (p.ej.: "se permitirán nuevos hoteles ligados a la creación de empleo"), los engañosos (p.ej. "hace falta regular las plantillas hoteleras"), o los contrarios a la realidad (p.ej.: "se está rehabilitando gracias a la Ley Turística"). Veamos cinco de los "electoralismos turísticos" más significantes:

    1) ¿Se rehabilitan los hoteles gracias a la Ley Turística?

    Durante las últimas semanas vemos con frecuencia la imagen del Presidente del Ejecutivo visitando hoteles o complejos recién renovados como si fuese el posibilitador de dichas inversiones, cuando es conocido que el capital invertido es al 100% privado y que las líneas de crédito supuestamente "facilitadas" por el Ejecutivo poco o nada han tenido que ver en la materialización de estas inversiones (dichos créditos, en todo caso, no cuentan ni con un aval del Ejecutivo, ni con intereses mejores al habitual del mercado).

    Por otro lado, el incentivo rehabilitador atribuido a los Planes de Modernización tampoco es tal, pues recordemos que dichos planes básicamente no son otra cosa que unos convenios a los que los empresarios se pueden adherir, consiguiendo de esta manera saltarse determinados trámites locales que retrasaban los procesos de rehabilitación. Además, existen varios elementos en la Ley Turística que, en vez de propulsar la rehabilitación, podrían estar impidiéndola, como se desprende del reciente artículo de José María Barrientos "Ley contra la modernización turística" (maspalomasahora.com, 10.05.) o de las declaraciones de la patronal extrahotelera, que denuncia que la Ley Turística "imposibilita" la rehabilitación, por ejemplo a través de la obligación de una inversión mínima por plaza alojativa.

    2) "Construcción de nuevos hoteles ligados al empleo"

    Todos los hoteles generan empleo, ¿o conoce alguien un hotel que funcione sin personal, sólo con robots? ¿Cuánto empleo debe generar un hotel para que sea "suficiente" para el planificador? El candidato acierta en que Canarias, especialmente Gran Canaria, tiene una necesidad de incorporación al mercado de nueva oferta alojativa de determinadas categorías, pero obsérvese la ambivalencia radical del mensaje en cuanto al empleo: puede significar la intención de permitir ese crecimiento alojativo que necesita Canarias (un nuevo hotel ya implica generación de empleo de por sí), o puede significar una nueva moratoria más estricta aún que todas las anteriores (al regular, por ejemplo, un ratio mínimo de 0,9 empleados por habitación para nuevos hoteles, condición con la que ya ningún proyecto de cuatro estrellas sería viable económicamente).

    3) "Regular por ley las plantillas de los hoteles"

    Uno de los candidatos a la Presidencia de Canarias denuncia una supuesta baja contratación de personal por parte de los empresarios y ha convertido en eslogan electoral una regulación de las plantillas hoteleras. En un anterior post ("¿Es posible regular por ley el personal de los hoteles?") concluía que dicha fijación de plantillas es técnicamente imposible, además de ser contraria a los principios de la economía de mercado, entre otras cuestiones por vulnerar la libertad de empresa y la misma Constitución, según apunta la patronal tinerfeña Ashotel.

    Al elector se le traslada que dicha regulación crearía más empleo y que tendría cabida en el actual modelo económico, cuando una intromisión de tal calado en la gestión empresarial no es compatible con la actual (supuesta) economía de mercado, sino con una economía intervenida al estilo de Yugoslavia o la antigua Unión Soviética. En cuanto al modelo de turismo de sol y playa que tanto parecen denostar algunos, recordemos que hace pocos días el Foro Económico Mundial ha clasificado el turismo español como "el más competitivo del mundo" (ver en libremercado.com, 10.05.2015).

     

    Seguir leyendo en AntonioGarzon.com

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook