Blog 
Antonio Garzón
RSS - Blog de Antonio Garzón Beckmann

El autor

Blog Antonio Garzón - Antonio Garzón Beckmann

Antonio Garzón Beckmann

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (Universidad de Passau, Alemania), Diplomado en Turismo TEAT (UNED) y Máster de Nutrición y Dietética. Integrado en el Turismo desde la infancia y dedicado al turismo y la hostelería canaria en el área de Direcci...

Sobre este blog de Turismo

En este blog se publican artículos sobre Turismo, con las siguientes temáticas: ...


Archivo

  • 27
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pirámides de Nutrición, ¿cuál refleja la dieta más saludable?

     En esta semana se celebra el Día Nacional de la Nutrición, por lo que trato un tema relacionado con la búsqueda de una "pauta dietética ideal" (sea para la "operación bikini" en primavera o a largo plazo): las pirámides de la alimentación saludable. En este post se exponen algunas pirámides de alimentación correspondientes a diferentes concepciones nutricionales, comentando para cada una de ellas las ventajas e inconvenientes que se les atribuyen.

    La Pirámide de Nutrición Saludable es un gráfico que indica de forma sencilla el tipo de alimentos que son necesarios para llevar una dieta equilibrada y su frecuencia de consumo más recomendable. No descarta ningún alimento; sólo informa sobre la conveniencia de restringir algunos de ellos a una ingesta ocasional. Los grupos alimentarios que figuran en la parte baja y más gruesa de una pirámide representan a los alimentos a tomar en mayor abundancia, mientras que según se va subiendo la pirámide su ingesta debe ser en menor grado. Los alimentos representados en la punta de la pirámide deben ser ingeridos sólo ocasionalmente. Veamos cómo ha evolucionado la clásica Pirámide Nutricional hacia conceptos más "modernos":

    1) La pirámide de Alimentación de la SENC (2004)

    La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha actualizado en el 2004 la pirámide nutricional, incorporando algunas modificaciones, como la inclusión de bebidas fermentadas de baja graduación (vino y cerveza; de forma opcional, moderada y en adultos) y del aceite de oliva en el segundo peldaño piramidal. Asimismo señala que es necesario acompañar una dieta equilibrada con ejercicio, al menos 30 minutos al día, y aconseja beber una cantidad de agua nunca inferior a dos litros diarios. En la Guía de Alimentación Saludable también se dan otros consejos, como la conveniencia de realizar cinco comidas diarias.

    Sin embargo, a pesar de estar científicamente avalada, esta concepción de nutrición no está exenta de algunas críticas. En este sentido, el dietista-nutricionista Juan Revenga sostiene que "el primer y segundo peldaño deberían estar claramente intercambiados: las frutas, hortalizas y productos de origen vegetal que están en el segundo peldaño bajarlo al primero y esos cereales, fundamentalmente integrales, o alimentos de origen vegetal que están en el primero subirlo al segundo" (fuente: "La Alimentación del Futuro", TVE2, 12.01.2014).

    2) La pirámide de Atkins (1972)

    A partir de los años setenta llegó la revolución del Dr. Atkins (“low-carb”), que identificó como "enemigo nutricional Nr.1" al carbohidrato. En consecuencia, en la pirámide de Atkins los alimentos con alto contenido de carbohidratos ocupan el lugar más alto, es decir, son de consumo muy ocasional. Esta dieta está basada en la limitación rigurosa en la ingestión de carbohidratos, con el fin de producir cetosis, el estado en que el organismo agota sus carbohidratos y comienza a quemar grasa para obtener energía. Ello lleva asociados varios riesgos para la salud, lo que explica que esta dieta nunca ha sido considerada por nutricionistas como saludable y, mucho menos, como una filosofía de nutrición permanente.

     

    Sin embargo, ello no debe eclipsar el gran mérito de Atkins: al centrar la atención en el carbohidrato, ha sentado las bases para las posteriores evoluciones de las "dietas modernas". Nótese que, con excepción de algunas dietas como las que se basan en el ayuno, prácticamente todas las dietas de los 2000 se basan en el control de la secreción de insulina (respuesta hormonal al azúcar sanguíneo), jugando el carbohidrato el principal papel en estas concepciones, sea a través de su limitación o a través del traslado de su consumo a determinadas horas del día.

     

     El lector interesado puede leer en www.antoniogarzon.com la versión completa y más detallada del artículo.  

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook