Blog 
Antonio Garzón
RSS - Blog de Antonio Garzón Beckmann

El autor

Blog Antonio Garzón - Antonio Garzón Beckmann

Antonio Garzón Beckmann

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (Universidad de Passau, Alemania), Diplomado en Turismo TEAT (UNED) y Máster de Nutrición y Dietética. Integrado en el Turismo desde la infancia y dedicado al turismo y la hostelería canaria en el área de Direcci...

Sobre este blog de Turismo

En este blog se publican artículos sobre Turismo, con las siguientes temáticas: ...


Archivo

  • 01
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Retos turísticos 2013

     En este post, mi último del año, resalto algunos aspectos destacados del 2012, los cuales van ligados a importantes retos para el futuro económico-turístico de Canarias, como son la relación entre población, empleo y crecimiento económico, la incorporación del factor clima en la promoción turística y la garantía de seguridad jurídica para nuevas inversiones en Canarias.

    Población y empleo

    Hace pocos días la prensa local volvió a incidir en el espectacular crecimiento poblacional (+400.000 habitantes) de Canarias durante la primera década de los 2000. Si buscamos el epicentro de ese crecimiento de habitantes lo encontramos en el año 2001, con un incremento de 65.000 habitantes en ese año. Entre los años 2001, 2002 y 2003 Canarias creció en 180.000 habitantes, casi la mitad de toda la década. Las principales razones fueron dos: Por un lado, la introducción del euro en la economía española que facilitó un acceso a créditos más baratos, lo cual conllevó un boom en la construcción de viviendas; por otro lado, en el 2001 el Ejecutivo canario aprobó los primeros decretos de la moratoria turística, lo cual originó que se ejecutaran al unísono un gran número de licencias de construcción en vigor ante el temor de ser suspendidas. Este aumento de la actividad produjo un efecto llamada que hizo que la inmigración aumentara de forma importante durante estos años. Sin embargo, ambas explosiones económicas fueron forzadas; no eran crecimientos naturales, sino crecimientos vinculados ya de antemano a un límite temporal que tenía que haber sido previsto por nuestros planificadores. Efectivamente, unos años después la burbuja inmobiliaria estalló (2008) y las licencias turísticas se fueron agotando (2007), pero la mayoría de la población atraída se quedó en el archipiélago. La población activa (población que está en disposición de trabajar) aumentó en una década de 0,8 a 1,1 millones de personas en Canarias.

    Paradójicamente, son los planificadores, es decir, los creadores del mayor de los dos efectos de atracción de población en el 2001 (el despropósito legislativo denominado moratoria), quienes ahora culpan a los inmigrantes de la alta tasa de paro y abogan por una política de proteccionismo laboral, claramente xenófoba y contraria a la normativa europea; a la vez que animan al trabajador canario a emigrar a dondequiera que le ofrezcan un puesto de trabajo, todo ello en un marco económico en el que se mantiene el “crecimiento-cero” y las barreras burocráticas a nuevas inversiones.

    El reto, por el contrario, consiste ahora en potenciar el crecimiento económico sin escudarse en una supuesta minusvalía de la economía canaria y dependencia de subsidios externos. A la vez, es importante fomentar la competitividad laboral del trabajador canario. La única vía sostenible es la competitividad (a través de la formación), y no el proteccionismo (a través de decretos). De hecho, en cuanto a la disposición al servicio (amabilidad, hospitalidad) el canario ya es (y siempre ha sido) más competitivo que el peninsular o el extranjero.

    Seguir leyendo en AntonioGarzon.com 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook