Blog 
Armando Ojeda
RSS - Blog de Armando Ojeda

El autor

Blog Armando Ojeda - Armando Ojeda

Armando Ojeda

Redactor de La Provincia./ Diario de Las Palmas. Periodista. Social Media. Comunicación.

Sobre este blog de Tecnología

Puntos de vista sobre el cacharrero digital, e incluso asuntos más serios en la red. Eventualmente.


Archivo

  • 26
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alarma evolutiva

    Los smartphones y cacharros similares, dicen ahora, pueden mermar nuestra competencia cerebral, nuestra memoria, nuestras capacidades como mamíferos dotados con pulgares prensiles. Cualidad que, al parecer, aprovechamos casi en exclusiva para engancharnos al móvil. Surgen estudios varios sobre el impacto negativo que ha tenido en este breve lapso de la Historia semejante sucesión de aparatos inteligentes. Unos, más barrocos que otros, pero siempre con un mensaje que se traduce en alerta: cuidado, que tanto móvil nos puede volver lelos.

    Otros apuestan por trasladar el concepto de la app a otros utensilios a los que recurrimos en nuestra vida cotidiana. Una báscula que tuitee el peso, o un dispensador que avise cuando toca tomar la pastilla, por ejemplo. Como defiende David Rose en su Enchan- ted objects (Objetos encantados), un original ensayo sobre cómo podemos aprovecharnos de la tecnología portátil, y no al revés.  

    Bueno, este último planteamiento suscita quizás cuestiones más interesantes que el supuesto lastre sensorial que acabaremos arrastrando con el progresivo ensimismamiento del usuario en su dispositivo espabilado. Y no digo que no exista ese riesgo... Sin embargo, a menudo teóricos del pensamiento, antropólogos e intelectuales cargan contra el invento, sin más.

    Ocurrió con la tele, rebautizada como caja tonta por su capacidad de embelesar a las masas en torno a triviales programas rosa (tirando a amarillo), el dichoso fútbol o los culebrones, cuando sólo se llamaban culebrones y no los dirigía J. J. Abrams. Pero, ¿acaso no es la televisión un invento estupendo? ¿No podría emplearse más a menudo en la educación, en la difusión de la cultura, en la globalización del conocimiento, como de cuando en cuando se ha hecho? La analogía me vale para el smartphone: tecnología punta en manos de un usuario colapsado por los memes en sus grupos de whatsapp, bombardeado por mensajes comerciales y vehículo de una revolución tecnológica que se concreta en un perfil de Facebook  que se puede transportar en el bolsillo. 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook