Blog 
Armando Ojeda
RSS - Blog de Armando Ojeda

El autor

Blog Armando Ojeda - Armando Ojeda

Armando Ojeda

Redactor de La Provincia./ Diario de Las Palmas. Periodista. Social Media. Comunicación.

Sobre este blog de Tecnología

Puntos de vista sobre el cacharrero digital, e incluso asuntos más serios en la red. Eventualmente.


Archivo

  • 07
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Feria del libro electrónico

     Argentina, tierra de indisolubles vínculos literarios y país de Borges, entre otras cosas, ha sorprendido al mundo con la convocatoria de la primera feria del libro electrónico: una veintena de editoriales, la mayor parte de ellas, pequeñas empresas independientes, han animado a los asistentes a acudir con usb o dispositivo de almacenamiento de memoria en el bolsillo, para que puedan recolectar las obras expuestas y proceder con las convenientes campañas de promoción gracias al boca a boca. Toda una idea.

    Toca meditar un rato acerca de ello, puesto que en el negocio de los derechos de autor (léase músicas, películas o mercado editorial) los nuevos canales de difusión a través de la red, así como los formatos digitales que compactan el arte y lo reducen a un artículo de bolsillo se han visto, sobre todo, como una amenaza. Los presuntamente intimidados han sido todos aquellos que han conseguido un flujo considerable de ingresos en el modelo anterior, el analógico, así como las industrias levantadas alrededor de las estrellas de la cultura. Es cierto. Por primera vez en la historia de la humanidad, la sociedad del siglo veinte elevó a la condición de figuras de consumo masivo a grandes grupos de rock, estrellas del cine e incluso literatos ilustres por su capacidad de pegada en grandes titulares. Desde Gabo a Vargas Llosa. Desde Hemingway a Paul Auster. Se alude a máquinas de hacer dinero, aunque la literatura generó muchísimo menos que los Beatles o Sharon Stone.
    De los juglares vilipendiados en las cortes feudales hasta el Star System hay un largo trecho. Quizás lo contraproducente sea consolidar un arquietipo en el que el creador, el ídolo, ha de ser por fuerza millonario. Eso también ha ocurrido. Quizás lo recomendable sea propiciar que el artista, en general, pueda vivir de forma digna de su arte y de sus obras. Quizás internet, además de cerrar librerías, discográficas y productoras, pueda contribuir a ello. 
    Si se trata de difundir la cultura, el homo sapiens nunca ha tenido una herramienta tan poderosa como la red o un simple usb, vista la incapacidad de la televisión para proyectarse a públicos segmentados e incluso para tirar de archivo con fines didácticos.
    ¿Una feria del libro digital? Bienvenida sea...

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook