Blog 
Armando Ojeda
RSS - Blog de Armando Ojeda

El autor

Blog Armando Ojeda - Armando Ojeda

Armando Ojeda

Redactor de La Provincia./ Diario de Las Palmas. Periodista. Social Media. Comunicación.

Sobre este blog de Tecnología

Puntos de vista sobre el cacharrero digital, e incluso asuntos más serios en la red. Eventualmente.


Archivo

  • 08
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Réquiem por la disquetera

     Jobs, el visionario, no sólo predijo el fin de la disquetera: lo ejecutó, al prescindir de ellas en sus Mac de temporada. Los clónicos o marcas más convencionales perseveraron en la oferta de mantener para el usuario un soporte ya claramente anacrónico, mucho más popular como icono para inmortalizar en camisetas que como apósito de la torre que todos tenemos en casa. Murió el floppy, y también el tres y medio. En gloria estén.

    Hablando de almacenamiento... Aludamos a Microsoft, esa marca impulsada por un exempleado de Apple (Bill Gates) al que le cabe, sin embargo, el nunca suficientemente aplaudido mérito de convertir la ofimática y la navegación web en consumo doméstico. Microsoft trabaja en el inminente cambio de su servicio en la nube, que se rebautiza de SkyDrive  a OneDrive. Lo que importa, según da a entender lo que se conserva, es el Drive. Esto es, que el espacio en los servidores actualice automáticamente las fotografías que se almacenan en móviles inteligentes... con sistemas operativos Android. De nuevo, el modelo de la compañía de la manzana mordida dio en el clavo a la hora de anticipar la tendencia de los archivos que todos queremos gestionar. 
    Aunque hay que reparar que Apple siempre pretendió la conectividad total de sus diferentes dispositivos, concebidos por el propio Steve Jobs como 'electrodomésticos' que incluso se inspiraron en el diseño Bauhaus de los artículos de la marca Braun (la de las minipimer, sí). Con sus mejoras en la nube, Microsoft admite la multiplicidad de hardwares en los que correr sus inventos, como siempre ha hecho. Y amplía el registro del concepto, almacenamiento on line. Una oferta que adorna con los habituales bonus para ganar megas gratis de espacio libre invitando o atrayendo a la red a nuevos usuarios. El fructífero quedemos como amigos que hizo notorio a Dropox.
    Lo que ultima la compañía del Windows y la X-Box acentúa el run run de que se acerca el invierno para lo que veremos como una guerra de los servidores. Esto es, la batalla  comercial por hacerse con más y más clientes para la nube propia, en el anticipo de la era del Big Data. Esto es, el flujo de insondables cantidades de datos de usuarios que las grandes firmas se esforzarán por procesar para conocer sus propios mercados y fronteras.
    Pero como desde Apple hasta Google dan una mínima cobertura gratuita, ocurre que lo que termina por ser habitual entre el público es que cada uno disponga de varios servicios de almacenamiento virtual.
    Algo a lo que se añaden aplicaciones como el efectivo Evernote, que también trabaja en el sector del archivo on line como fuente principal de promoción entre su público objetivo. Dicho de otro modo, estamos colocando nuestros huevos en distintas cestas, y cada vez nos convertiremos en menos dependientes del pen USB.
    Un regalo habitualmente bien agradecido en las promociones comerciales, que salvo para fines cada vez más específicos y puntuales, va camino de seguir los mismos pasos que la disquetera. Lo que se pretende, señor, es que nuestro álbum de fotos, los papeles de la casa y el cajón de las facturas se identifiquen con un nombre de usuario en la red. 
    Y ahora, toca opinar de la privacidad. Aquella batalla perdida.
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook