Blog 
Azul atlántico
RSS - Blog de Fernando Canellada

El autor

Blog Azul atlántico - Fernando Canellada

Fernando Canellada

Periodista, subdirector de La Provincia-Diario de Las Palmas.

Sobre este blog de Canarias

Nada humano resulta ajeno.


Archivo

  • 01
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Canarias liderazgo credibilidad confianza

    Fernando Clavijo lo deja claro

    Fernando Clavijo ha intervenido en el Foro LA PROVINCIA/DLP para ofrecer una detallada explicación del Plan de Desarrollo de Canarias. Para tranquilidad de bien pensantes, a diferencia de anteriores intervenciones en el escenario del Hotel Santa Catalina, el líder de CC se presentó con atuendo presidencial, es decir, con traje, camisa blanca y corbata, como corresponde ante un auditorio con una representación mayoritaria de veteranos políticos y venerables empresarios. Y sin mochila. Con una discreta bandolera. Suelto, micrófono en mano, con tablas y dominio de la materia, se ha podido ver que entiende su liderazgo como un servicio, asume las cargas personales que conlleva y con gusto rinde cuentas. Para un observador ajeno a la intimidad y a las confidencias del entorno presidencial, da la impresión de que se ha ganado el respeto, que inspira confianza y contribuye a crear un buen clima de trabajo. Las murmuraciones amistosas a su alrededor dejan caer que tiene en cuenta la experiencia de los otros, promueve encuentros y reuniones, y aprende rápido de los tropiezos de sus predecesores.
    El poder no siempre conlleva liderazgo, este supone una influencia personal que trasciende al propio cargo de Presidente. El líder precisa la influencia del reconocimiento de los demás que, poco a poco, el exalcalde de La Laguna trata de conseguir. Se esfuerza, al menos. Y no lo es el que se siente como tal sino el que se comporta como un líder y muestra la coherencia entre los valores que transmite y su comportamiento.

    Por lo que le hemos escuchado desde una y otra isla, el economista Fernando Clavijo establece diagnósticos y ha sido capaz de comprender los retos de Canarias, para planificar y generar estrategia común con las demás administraciones, no siempre leales colaboradoras. Su trayectoria en la Presidencia, que podría compararse con una gran alcaldía, aunque asentada en una inestable mayoría parlamentaria, no se corresponde con un paseo militar. La envidia persigue lo elevado para hacerlo mediocre. Por eso Clavijo no está a salvo del chisme, la calumnia y la traición. El antídoto, como él sabe, se encuentra en la voluntad de ser mejor, de esforzarse y en ser un hombre prudente. En una acepción más bien primaria, consiste la prudencia en ver las cosas como son, algo evidente pero que no lo resulta tanto en la vida política. Ese espacio en el que nunca se debe olvidar que la opinión no es lo mismo que la verdad. Y la opinión de la mayoría no es más verdad por mucho que un salón con más de 250 personas ofrezca ovaciones incondicionales.
    Si algo ha quedado de manifiesto, aunque desde unas y otras administraciones se pretenda desviar la atención y demorar la gestión con discusiones de salón y reivindicaciones trasnochadas, es que el Presidente de Canarias, con sonrisa permanente y todo el buen rollito que transpira, va a tener “la última palabra siempre". "Eso lo dejo claro”, remachó por si no se había captado su mensaje. De cumplir su palabra dependen la credibilidad y la confianza que le otorgan el prestigio ante los canarios.
    .

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook