Blog 
Azul atlántico
RSS - Blog de Fernando Canellada

El autor

Blog Azul atlántico - Fernando Canellada

Fernando Canellada

Periodista, subdirector de La Provincia-Diario de Las Palmas.

Sobre este blog de Canarias

Nada humano resulta ajeno.


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El cambio el centro y Canarias

    Tiempos nuevos

    Se dába por acabada la transición en octubre de 1982 cuando arrasó Felipe González con el lema “Por el cambio” y los socialistas ganaron con diez millones de votos. Pero hemos escuchado al líder de Podemos Pablo Iglesias que ahora hay que cambiar de sistema; y al de Ciudadanos, Albert Rivera, que habla de que empieza una nueva era. El pueblo soberano que tiene la última palabra ha pedido que el poder sea ejercido para su bienestar y no para el beneficio de unos pocos. Un nuevo cambio ya está aquí, el crepúsculo del bipartidismo se encuentra en el horizonte. Queda claro que una clase política está obligada a retirarse, mientras que otra se irá haciendo cargo de las instituciones. Y no se sustancia en una cuestión generacional. Son las formas de quienes representan lo peor del pasado reciente. Es importante ver las cosas como son, pero en este apresurado comentario algo que puede parecer sencillo y evidente no lo resulta tanto esta noche. Emerge una nueva izquierda, ha regresado el centro, los socialistas y los populares sufren los mayores retrocesos. Y los nacionalistas canarios siguen con su imparable desgaste. El socialismo ha envejecido y “la mayoría natural” de la derecha ha vuelto de diluirse en la Carrera de San Jerónimo.
    Podemos ha fracturado en las urnas la hegemonía de la izquierda en las Islas al Partido Socialista. Coalición Canaria, que pervive con Ana Oramas, puede entrar en una nueva etapa con protagonismo para la voz de los canarios. Ya no está muy claro que José Manuel Soria continúe explicando en la mesa del consejo de ministros los asuntos del Archipiélago.
    Dos fuerzas que carecían de representación parlamentaria entran con mando en plaza a un Congreso plural y repartido. Se acaba de cerrar la legislatura más prolongada de la democracia y se abre la que puede ser la más corta. De producirse sorpresas en los pactos de Gobierno, no sería la primera vez que un grupo político sin patrimonio y sin historia se hace cargo de la democracia española, esta joven monarquía parlamentaria lo ha conocido con anterioridad. Y todo ello, con anuncios claros de cambiar el sistema electoral, pero sin perder de vista que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook