Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 15
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Carmen y el polvorín blanco

    Tengo a la presidenta del Sindicato de Médicos de Las Palmas de Gran Canaria, Carmen Nuez, como una de las personas más sensatas que conozco. Y la conozco bien, como médico y como amiga. Sé por tanto que no es Carmen una guerrillera al uso, una revolucionaria de la bata blanca y que no tiene ningún interés en ser protagonista de nada. Lo único que Carmen ha querido ser es lo que es, médico. Pero claro, ocurre que sabe de Sanidad más que cinco consejeras juntas por eso sus compañeros, que no son tontos, le echaron el lazo como sindicalista. Nunca ha sido amiga de alarmar, de asustar a sus usuarios. Durante años trabajó en el Centro de Salud de Guanarteme, del que fue directora. Ahí denunció graves carencias pero siempre en los despachos, de espalda a sus enfermos, jamás quiso que ellos conocieran las miserias del sistema sanitario que les ningunea. Responsabilidad se llama eso. “No quiero que sepan en qué condiciones trabajan sus médicos”, ha sido siempre su alegato. Cuando sus compañeros le pidieron que defendiera sus intereses profesionales lo pensó bien; le costó dejar a sus pacientes pero la sanidad ya renqueaba y se embarcó con tiento, observando, dando pasos firmes y con una idea fija: si mejoran las condiciones de trabajo de los profesionales también mejorará la atención de los enfermos y nos haremos fuertes para subir escalones reivindicativos. Pero, claro, justo cuando asomó la cabeza llegaron los recortes y la situación empeoró más de lo que se podía imaginar.
    De manera que conociéndola como la conozco entenderán que sus denuncias me pongan los pelos de punta. Habla de enfermos en urgencias con sueros, oxígenos o hemorragias, controlados en camillas; o de una mujer de 90 años que estuvo ocho días en el servicio o de pacientes psiquiátricos atendidos en el peor escenario posible. O que en el Negrín más de 200 enfermos oncológicos aguardan para iniciar la quimioterapia. Imaginarán que el personal sanitario está tan desbordado que anima sin tapujos a familias de pacientes para que denuncien a voz en grito la indignidad de un sistema que pone en peligro nuestras vidas.
    Menos mal que a Carmen su responsabilidad le impide contar todo lo que sabe del polvorín blanco. Pueden creerme si les digo que detrás de esa mujer, dura con los políticos y tierna con los enfermos, vive una apasionada de la medicina que está viendo su cara más fea, la indignidad paseándose por los hospitales.
    No ha debido ser fácil. No.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook