Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 18
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con el cáncer de mama, podemos.

    Tres testimonios de mujeres que han vencido la enfermedad

    El domingo es el Día Mundial del Cáncer de Mama, una enfermedad que cada vez es vencida con más autoridad. La medicina y las enfermas se han dado la mano para frenar un mal del que nadie está exento. Hay mujeres, miles y miles, que son un ejemplo maravilloso de lucha, de ganas de vivir, de superar adversidades, de entusiasmo. Con algunos de ellas he hablado mucho esta semana. Cariñosas, solidarias y guapas. Mi modesta aportación a la campaña de prevención contra el cáncer de mama ha sido tratarlas esta semana como las reinas que son, prestarles platós y micros para que se expresaran, para que testimoniaran que se puede y que ellas, Carmen, Elena y Tere son el mejor ejemplo. 

    Mari Carmen Monagas, 44 años. Tenía un hijo de 18 meses cuando sonó la desafinada flauta. Le diagnosticaron la enfermedad después de notarse un bulto en el pecho que achacó a un golpe, pero que finalmente derivó en un cáncer de mama de los más agresivos. Tenía 37 años: “Ese día fue duro porque son esas cosas inesperadas, impensables que te toca y ya está”. Ayer (17 de octubre) se cumplieron 7 años desde que Mari Carmen se operó, o como ella dice, “de mi renacer”. Han sido años muy duros pero una vez que su trayecto por la vida ya no tiene baches mejor hablar de los buenos momentos que Mari Carmen ha vivido mientras luchaba contra el cáncer de mama; desde esa gente que se posicionó a su lado, amigos, familia, médicos hasta descubrir a una especie de ángel de la Guardia que ha sido su marido, Francisco Godoy. “Y al mismo nivel, mis padres. Ellos me han cuidado no sabes hasta qué niveles. Por favor, nómbralos”. Hoy Carmen es todo optimismo. “He tenido suerte. Fui consciente de que mi cáncer, más la edad, 37 años, muy joven, era muy duro pero mira, aquí me tienen”. Y ríe a carcajadas. Qué alegría.

    Se llama Tere Walther. Nació en Suiza y desde 1.987 vive en Gran Canaria isla que considera su tierra adoptiva “donde he vivido momentos felices y momentos tristes”. Cuenta Teresa que en 1.993, hace 18 años, enfermó de carcinoma de mama. Se lo detectó su esposo, de profesión quiromasajista: “En seguida fui a mi ginecólogo que me mandó con urgencia a que me hicieran una mamografía. Como el resultado no fue nada esperanzador en Especialidades de la Clínica del Pino me hicieron una punción en la que no se vio ninguna anomalía. Tres meses más tarde me repitieron varias pruebas, y al final el diagnóstico fue un carcinoma ductal infiltrante de la mama derecha…”.
    El Dr. Álvarez, cirujano entonces del Hospital del Pino me presentó al Dr. J. Aguiar y al Dr. U. Bohn, ambos oncólogos y grandes profesionales, que además poseen un gran conocimiento de la psicología humana. Empecé inmediatamente un tratamiento de quimioterapia y los efectos secundarios, a pesar de la medicación de soporte, han sido tremendos, devastadores. Lo pasé verdaderamente mal. Luego entré en el quirófano donde me sometieron a una cuadrantectomía (cirugía conservadora), con vaciamiento axilar”. Para Teresa en esos momentos difíciles fue importantísimo sentirse arropada por su esposo, mi “Paquillo” como yo le llamo. Mis otros familiares se encontraban a miles de kilómetros y por circunstancias de la vida mis dos hijas, Carmen e Isabel, estaban estudiando en el extranjero, mi madre en Suiza, y ni mucho menos en condiciones de viajar a la isla como hubiera hecho sin dudarlo”.
    Esta “guiri”, como se llama ella misma, aunque es ya canaria, dice que su “Paquillo” lo pasó muy mal con su enfermedad “al verse solo y con el miedo de que tal vez yo no iba a salir adelante. Es que le dijeron que el tumor que yo tenía era muy agresivo y no me daban muchas posibilidades de sobrevivir”.
    Tras recuperarse Teresa se puso en contacto con la Asociación Española Contra el Cáncer y formó parte de unas terapias de grupo con varios pacientes que habían pasado por lo mismo. “Quiero dar las gracias al apoyo de ésta profesional y a la Asociación Española Contra el Cáncer, que en todo momento me apoyaron mucho”. Tere, una mujer adorable, sigue vinculada al mundo del voluntariado y allá donde se necesiten sus dos manos, está ella. De salud, bien.

    Elena Muñoz. 62 años y es, como ella misma dice superviviente.  Su relación con el cáncer se inició súbitamente hace 4 años. No fue un bulto, fue una anomalía en un pezón la que encendió todas las alarmas. En menos de cinco días paso de la nada al todo. Pruebas médicas urgentes le detectaron un cáncer de mama agresivo. “El médico no me dijo “tienes un cáncer”, no, me miró fijamente y me dijo “vamos a luchar juntos”. La medicina hace el 50% y el otro 50% debes hacerlo tú, poniendo de tu parte”. Noqueada con su diagnóstico no se atrevió a decirlo en casa, primero lo hablo con sus amigas y luego a sus hijos. “Los chicos tenían exámenes y no quería que se preocuparan pero un día les conté lo que pasaba y desde ese instantes fueron mi mejor apoyo. Mira, yo estaba tan asustada que un día, hablando con amigas, vino una señora a la que no conocía mucho y al verme tan angustiada me dijo “ven para acá”, se levantó la ropa y me mostró en sus pechos los efectos del cáncer: “Pero estoy aquí, de esto se sale”. Elena lleva cuatro años de tratamiento y su estado de salud es bueno, “pero siempre vigilando”. Dice que su proceso le ha servido para darle importancia a las cosas que lo son y dejar de lado las que no lo son.

    “La vida es maravillosa y hay que vivirla con intensidad. En esto estoy con la ayuda de mis dos hijos que son maravillosos. Mi mensaje es que el cáncer tiene cura y muchos son los ejemplos. Yo misma”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook