Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 24
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    “¿Doctor, podré nadar? Nada te lo impide” Y nadó

    Perfiles. Eduardo Martínez

    Cuando la vida le sonreía un accidente lesionó su médula y lo sentó en una silla de ruedas. Pero no lo frenó. Su valor y tenacidad apabullan. Hace largas travesías con esos brazos que son dos torres.

    “Vi el túnel del que hablan muchos. En la carretera había gravilla, perdí el control en una curva. Iba a 80 km/h”

    “Quiero que la gente conozca la parte positiva de la vida a pesar de las dificultades que nos plantea cada día”. Ese es el mensaje que desea lanzar Eduardo Martínez, farmacéutico, 40 años, a quien su existencia se dio la vuelta cual calcetín cuando la vida le sonreía, estaba recién casado y profesionalmente despegando. Una lesión medular sufrida el 3 de noviembre de 2012 consecuencia de un accidente de bicicleta cuando se entrenaba para participar a la Escalada Ciclista Internacional al Pico de las Nieves lo sentó en una silla de ruedas limitando sus movimientos.  De cintura para abajo, era otra persona. Ese día, bajando La Pasadilla, (Telde) se truncó su vida de caminante pero gracias a su inequívoca vocación de sacarle partido a su existencia, descubrió en sí mismo a un ser humano de gran fortaleza. Física y mental. De Eduardo me gusta su mirada, sus ojos pequeños y curiosos y su risa. Y su valor, cómo no.

    Para que el lector se haga una idea del giro que dio la vida de Eduardo después del accidente hagan un ejercicio; observen la foto que ilustra el reportaje y luego lean estas líneas: “Yo siempre he practicado mucho deporte. En el año 2008 me planteé hacer travesías de largas distancias de tal manera que en tres ocasiones hice La Bocaina entre Lanzarote y Fuerteventura, 15kms, y terminé el Ironman de Lanzarote del 2012 ¡ah!, y una cosa que te va a gustar; al llegar a la meta le pedí la mano a mi novia Silvia Santana y nos casamos el 18 de Agosto. Soy un romántico y ella ha sido la mejor elección de mi vida”.

    Pero el destino es puñetero y a los tres meses de la boda llegó el accidente y le cortó las alas. La fatídica bajada en bici la recuerda con dureza: “Vi la muerte de frente. La bajada tenía un 23% de pendiente. Había gravilla y perdí el control en una curva; cuando salí de ella iba a gran velocidad, a 80 km. De frente tenía el barranco y aunque intenté meterme por la ladera, no pudo ser. Salí despedido. Si te digo la verdad yo he visto el famoso túnel. Me salvó un chico que casualmente pasaba por allí y me vio tirado en el barranco. No, no he vuelto a pasar por esa carretera ni creo que lo haga nunca pero, en fin, los accidentes son parte de la vida”.

    “¿Doctor, podré nadar? Nada te lo impide” Y nadó

    El brutal siniestro le causó una lesión medular que no le impide caminar. La primera pregunta que Eduardo le hizo al médico, aun en el hospital, fue “¿Doctor, podré caminar?”, respuesta: “No”. “¿Y nadar?”, “Claro que sí, nada te lo impide”. Como Eduardo no es un extraterrestre vivió momentos durísimos en los que Silvia, la familia de ambos y los amigos se cuadraron y cerraron filas a los pies de la cama. “Podrás hacer deporte, Edu. Esto no acaba aquí”. Esa actitud le dio alas y poco a poco, con una tenacidad admirable, su proceso de superación y de lucha ha sido recompensada.  Ahora está ilusionado con un exoesqueleto, especie de robot, que ya ha probado y con el que no descarta volver a caminar algún día. “Lo que espero es que sigan desarrollándolo para al menos intentarlo”.

    Silvia, abogada, 39 años, es las manos, las piernas, la persona que oxigena la vida de Eduardo. No se separa de su lado pero reconoce que desde aquel día su vida dio un giro tremendo. Dejó trabajo, lo dejó todo por su marido. Su vida no tiene nada que ver con lo que era. Es mujer, amiga y adjunta de su resistencia. El tándem perfecto. “¿Lo primero que hice cuando me dijeron que no volvería a caminar? Pues ponerme a su lado y agarrarle la mano” Ella ya lo sabía; a él se lo dijeron un poco después. Un día, la guapa Silvia, tuvo la necesidad de plasmar en un libro sus sentimientos, lo positivo de la vida aún en la situación en la que ambos estaban y unas pinceladas de amargura, que la hubo. “Sonríe, ponte plumas y celebra la vida” es su título. El texto contiene párrafos que dejan al aire dolor y sonrisa: “Cuando tomé la decisión de casarme jamás imaginé que en tres meses cambiaria todo. Un accidente y una nueva compañera de viaje pusieron mi mundo al revés”. O, escribe, “A pesar de ser una historia dura espero que el libro refleje mi sonrisa y nuestro positivismo; que trasmita nuestra intención de, pese a todo, celebrar la vida”. Silvia es discreta y cariñosa y si le preguntas por sus miedos de aquellos días confiesa que “lo que yo no quería era que Eduardo después del accidente cambiara; quería que tuviera la misma mirada. Cuando lo vi en el hospital lo miré y me dije “sigue siendo mi Eduardo”...

    Continúa leyendo en www.marisolayala.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook