Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 11
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El tabaco mató el corazón de Pepe

    Tres cajetillas de tabaco diarios. No parece que hayan horas al día para consumir tanto cigarro pero, claro, el fumador pertinaz cuando se pone, se pone. Los que luchamos de manera intermitente contra el cigarro esperamos siempre que un día se haga realidad el alegato médico, “lo dejarás cuanto te llegue la hora, cuando algo active el click del “no”. Es decir, que el miedo como elemento persuasivo te anime a tirar la cajetilla. Llevo unos días hablando con el periodista José Martín Ramos, trasplantado del corazón hace un mes y medio y que el domingo contó en La Provincia qué le llevó su estado crítico, a pelear una vida que se le escapaba. Y en esas charlas Pepe, con la irresponsabilidad de los fumadores, todos, reconocía desde el hospital 13 de Octubre que durante años fumó 3 cajas de tabaco diario: “¿Mucho, no?”, le digo. “Si...te metes cuando eres un chiquillo, un par de cigarrillos, ya sabes, y cuando te das cuenta fumas más y más y más sin ser consciente de que te estás matando. Bueno, me estaba estando no, me mató. Mató mi corazón”. Alguna vez Pepe trató de dejarlo pero su nivel de adicción era terrible y los primeros síntomas de su padecimiento nunca los achacó al tabaco, de hecho solo dejó de fumar cuando su salud se resistió gravemente. Testimonio duro y real que sin embargo no hace mella en los que todavía tenemos una batallita por librar y estamos dando palos de ciego engañándonos y engañando. Con Pepe los médicos fueron claros. “El tabaco ha debilitado el corazón, ha mermado tu salud hasta el límite, es el culpable en un porcentaje muy alto”. Y nada, que escuchando y leyendo a Pepe, sabiendo lo nocivo del tabaco, hacemos oídos sordos y seguimos dando pasos a la adicción. Los aditivos que le introducen a un cigarro produce tal  enganche que me indigna recordar que he tirado por la borda dos años sin coger un pitillo ¿qué pasó?, no lo sé. He vuelto al humo con paso firme. Y miedo me da pensar que si ni siquiera el brutal testimonio de Martín Ramos me anima a tirar por la ventana la última cajetilla es que lo mío -y lo de tantos otros fumadores- es de psiquiatra. Ningún caso nos impresiona porque nunca pensamos que eso nos pasará factura. Error.  Ahora mismo tengo dos personas cercanas con graves problemas pulmonares -EPOC-, activas fumadoras con una salud precaria a quienes nada les produce más placer que el único cigarrillo del día, el que le autorizan los médicos...

    Mañana lo dejo. O lo intento.

    Visita www.marisolayala.com

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook