Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 08
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Fallece el cardiólogo Alfonso Medina Fernández-Aceytuno

    Desarrolló su vida profesional en la medicina pública y fue nombrado Hijo Predilecto de Las Palmas de Gran Canaria en el año 2015. Hoy lo hallaron sin vida.


    Fallece el cardiólogo Alfonso Medina Fernández-Aceytuno

     

    El doctor Alfonso Medina-Fernández Aceytuno, exjefe de cardiología del Doctor Negrín, ha sido hallado muerto este sábado 8 de abril en Las Palmas de Gran Canaria. Medina-Fernández Aceytuno era uno de los cardiólogos más eminentes a nivel nacional, nacido en la capital Gran Canaria y Licenciado en Medicina por la Universidad de Granada. Fue nombrado Hijo Predilecto de la ciudad el pasado año 2015. El cardiólogo más prestigiado de Canarias cuyo reconocimiento profesional es unánime. La muerte de Alfonso ha conmocionado a quienes trabajaron a su lado, a los miles de enfermos que les salvó la vida y en general a toda la sociedad canaria. Riguroso, de fuerte carácter y físico imponente, Alfonso estaba jubilado y ahora disfrutaba su ciudad, Las Palmas de GC, a lomos de una bicicleta con pantalón corto y protector solar, reconociendo los rincones urbanos que tal vez las muchas actividad médicas le impidió disfrutar.

    Antes de incorporarse como jefe de Cardiología al Hospital Nuestra Señora del Pino en el año 1979, realizó una estancia de dos años en Estados Unidos, en el Parkland Memorial Hospital y en el Children’s Hospital (Dallas). En la actualidad Alfonso estaba jubilado como jefe del servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, un hospital por cuya edificación batalló ya que como gran conocedor de la sanidad canaria sabía de su imperiosa necesidad. Fue uno de los firmantes de la construcción del Negrín en cuyo hospital trabajó doce años, una vez que el viejo Pino cerró sus puertas como centro médico. Recuerdo cuando me enseñó su nuevo despacho en el Negrín, cómodo y luz directa. Estaba feliz y encantado con el Negrín “un gran hospital, pero ahora hay que controlar al monstruo de nueve cabezas”.
    Alfonso Medina-Fernández desarrolló una importante labor tanto clínica, como docente e investigadora. La clasificación de lesiones coronarias en bifurcación que lleva su nombre, la Medina Bifurcation Clasification, es mundialmente aceptada y utilizada en todos los proyectos internacionales de investigación y publicaciones relacionadas con el tratamiento de este tipo de lesiones complejas.
    En el campo clínico, el doctor Medina-Fernández fue pionero en el uso del stent en la oclusión coronaria crónica, en el tratamiento del tronco coronario izquierdo, en las bifurcaciones coronarias y en el uso de stent de fármacos en lesiones coronarias complejas. Realizó también contribuciones originales en la utilización de la angiocardiográfia en electrofisiología intervencionista, el tratamiento percutáneo en coartación de aorta, el eco intracoronario, la aterectomía direccional, el tratamiento combinado de estenosis valvulares múltiples con valvuloplastia con catéter balón, el cierre de defectos septales congénitos cardiácos, la valvuloplastia mitral y la valvuloplastia aórtica.

    “Me hace muy feliz ser hijo Predilecto de mi ciudad”
    Cuando en junio del 2015 el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria distinguió al cardiólogo Alfonso Medina Fernández-Aceytuno, al cirujano de la columna Hani Mhaidl y a una periodista, Marisol Ayala, Hijos Predilectos de LPGC, no sabían la relación que existía entre los tres. Con Alfonso cuya muerte la mañana de hoy sábado nos ha conmocionado a todos mantenía una relación de mucho respeto. Era un hombre de pocas palabras, concienzudo y riguroso hasta el extremo. No quería saber de periodistas; estuvimos años sin hablarnos salvo lo que su profesión y la mía exigían. Un mal titular, un dato errado suponía que se te cerraran las puertas de su luminoso despacho en el Negrín. Pero siempre le agradeceré que me despejara todas las dudas. Lo que no entendía me lo explicaba con una paciencia infinita. Le consultaba hasta los titulares porque yo era consciente de su valía y responsabilidad y no quería incomodarlo.

    Fallece el cardiólogo Alfonso Medina Fernández-Aceytuno
    En su despacho sus manos largas y huesudas y su cuerpo alto y desgarbado siempre me recibió con respeto y yo diría que con cierto afecto. “Si tienes dudas me llamas, lo prefiero”, era su frase. Alfonso soportaba mal la crítica a su servicio y el mundo de los periodistas evitaban entrevistarle porque era tal el arsenal de datos que aportaba en una charla que había que poner atención especial para buscar la noticia y hacerlo entendible para los lectores. Cuando se jubiló y dejó el Negrín nos perdimos de vista. Pero la vida tiene sus cosas. Nos volvimos a ver cuando nos eligieron Hijos Predilectos en el 2015. Cuando supe que Alfonso recibiría un reconocimiento a su impecable trabajo le llamé. Estaba feliz. “Me alegro también por ti•, me dijo, “y yo por ti. Más que merecido, Alfonso”, le comenté. Intercambiamos los teléfonos y a través de Whatsapp, más Hani, nos preparamos para la Gran Noche de entrega de premios. “Vamos juntos al teatro”, dijo alguien. “¡Claro!”, contestamos. Mi querido Hani lo organizó todo “Llamo un taxi, paso recoger a Marisol y luego a ti, Alfonso”. El trayecto hasta el teatro Pérez Galdós fue corto pero suficiente para comprobar la emoción del cardiólogo. La de Hani ya la conocía. Alfonso iba sentado en el asiento del copiloto. Recuerdo sus palabras: “Creo que es bonito que la ciudad en la que has nacido reconozca tu trabajo. No pensé que esto me ilusionara tanto, la verdad”. Y creo recordar que en ese momento nombró a sus hijos que estaban igualmente contentos. No soy capaz de afirmar si sus niños ,que vivían en el extranjero, se trasladaron a Gran Canaria para estar en el acto donde iban a reconocer la impecable trayectoria de su padre. Ahí me pierdo.
    Lo que sí recuerdo es que esa noche, antes de recoger el Premio, Alfonso, Hani y yo nos hicimos muchas fotos unos con otros, de risa, de diversión, de felicidad. Poco después me pidió que se las pasara y así lo hice.
    Semanas más tarde almorzamos un par de veces, nos llamamos otras y hace un mes Alfonso me envió el vídeo de una intervención suya en el Hospital Doctor Negrín donde se hablaba de la historia de la cardiología en Canarias. “La historia de la cardiología soy yo”, me escribió feliz.

    marisol_@Ayala

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook