Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 25
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ganar y perder

    Todo empezó cuando por primera vez pisó el bingo con veinte y pocos años. Ese día ganó 97.000 pesetas, más tarde 36.000 mil y al día siguiente 42.000. Y se dijo "esto es fácil". Se llama Julio, lo conocí hace nueve años y ya estaba enganchado al juego de tal manera que después de 24 años de ludopatía lo perdió todo, dinero, familia, negocios, salud, ¡todo!.

    Cuando hablamos aún tenía claro un "yo controlo. No necesito". Tamaño error. Hasta ese instante especialmente su mujer le apoyó hasta extremos impensables pero un día, justo cuando desapareció su tarjeta, le dijo que se fuera. Y Julio, que es buena gente, consciente de que vivir a su lado era un infierno, se marchó de casa, dejó mujer y dos hijos y le pidió a su padre que lo acogiera. Fue ahí, al verse en esa situación, sin dinero, alejado de los suyos, tentado por el juego cuando tomó conciencia de que necesitaba ayuda y urgente. Hoy lleva 35 meses sin jugar y eso es un récord.

    Jamás pensó que pudiera salir de aquel agujero. Habla a borbotones, tiene los ojillos claros y lo cuenta sin red, a corazón abierto, sin tapujos, quitándose las gafas cada poco para enjugarse las lágrimas. Han sido muchos años de dolor vivido por quien se reía cuando escuchaba que el juego enganchaba. Como buen ex ludópata hoy solo puede llevar encima 3 euros -"el café lo pagas tú?"- porque más, se lo han prohibido los terapeutas. No puede pasar por la puerta de un bar donde haya máquinas, ni por locales vinculados al juego; salir de ese agujero ha sido una lucha dura. Si el infierno existe, dice, su mujer ha vivido allí. Superado los tramos más duros de su proceso sabe que hay que estar alerta porque un ludópata puede caer en la trampa fácilmente.

    Julio es hijo de familia humilde y trabaja desde los 12 años. Comenzó en un bar de San Cristóbal al que cada día acudían funcionarios de policía. Como chiquillo que era los veía tan poderosos, exhibiendo pistola y porra, tan chulos, fumando, bebiendo, que los admiraba; quería ser como ellos, por eso el día que lo invitaron al bingo al chico le pareció el mejor regalo del mundo. Fue, ganó y ahí comenzó su perdición. Tuvo la mala suerte de ganar dos o tres veces y no; perdió porque abrió la puerta de su infierno.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook