Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 14
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Heredar el trabajo de un hombre honrado, su padre.

    No creo que en la actualidad exista mejor regalo que un puesto trabajo a un joven amigo al que hace tres meses que se le murió su padre. El chico se buscaba la vida a trancas y barrancas pero era muy complicado. Su padre trabajó durante 20 años como conserje en un conocido edificio de nuestra ciudad. Cuando mi amigo se presentó en la comunidad de vecinos para informarles que su padre había fallecido y que venía recoger sus cosas personales, una bolsa de deporte, un mono azul y algo más, esos vecinos, los que habían sido jefes de su padre, le dijeron que volviera en un par de días. Así lo hizo. Cuando volvió su sorpresa fue mayúscula. Los vecinos le dijeron que su padre había sido tan leal y tan trabajador que habían decidido que mi amigo ocupara su lugar. La misma paga, el mismo horario, el mismo trabajo.
    Gente buena que le ha solucionado la vida al chico y a la viuda. Mil veces digo que hay por ahí gente maravillosa de las que no sabemos nada. Esos vecinos se reunieron y votaron a su favor sin conocerlo, solo sabían que era el hijo de un buen hombre, el conserje fallecido. Tenían ese aval y les bastó. La de hoy es una de esas historias menudas que no salen en los periódicos pero que ocurren. Hay muchas más de las que creemos, muchas. Mi amigo es un buen chico, aficionado a la radio. De vez en cuando me llama para hacerme una entrevista y yo, que lo quiero mucho, allá voy. Me pregunta de todo, tan serio y responsable y luego me acompaña hasta el coche “que ya es de noche”. Tenemos una relación casi de madre e hijo o por ahí.

    Ayer vino a contarme lo de su trabajo y lo encontré más alto, más hombre y feliz. Una noticia bonita entre tantas cosas feas que vemos a diario.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook