Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas m√°s reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace m√°s 30 a√Īos, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro a√Īos se baj√≥ de la vor√°gine de la prensa diaria y dej√≥ el peri√≥dico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 01
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Indecencias del poder

    Pocas jovencitas he conocido con una vida tan atormentada como la de aquella enfermera. Nunca tuvo siquiera la belleza de la juventud. Creo que jamás alcanzó la felicidad. Era flaca, de mirada huidiza. Procedía de una familia humilde y numerosa de manera que se imaginan lo que para sus padres supuso que ocupara una plaza como auxiliar de enfermería en un centro médico de Gran Canaria. Ya la tenían colocada. Poco a poco fueron llegando al mismo centro sus hermanas menores para realizar el mismo trabajo. Ella, la mayor, vivía en el hospital. Pero no es que viviera en el centro en el sentido laboral, no; es que un médico viejo e indecente con poder y galones la eligió para satisfacer sus deseos. En una de las habitaciones la chica compartía lo que era conocido por sus compañeros como el “nido de amor del viejo”. En una de las plantas altas, las menos transitadas, el abusador ordenó que prepararan una habitación para sus descansos, realmente para usarla cuando se sentía más macho que nadie. Entonces la mandaba a buscar y ella, pobre, acudía. Recordaba hace poco una cirujana que trabajó en el centro la tristeza que le produjo siempre aquella chica. Cuando de noche subía a planta para controlar a sus enfermos escuchaba ruidos inequívocos que salían de aquella especie de alcoba reconvertida en apartamento que limpiaba el mismo personal del hospital, como una habitación más. Hace nada quienes conocieron la relación recordaban de qué manera el viejo depravado la humillaba; hacía bromas en público pero nadie le ponía freno porque el poder y el miedo jugaban a favor de una relación desigual; 30 años de diferencia.

    Hoy sé que la muchacha vivía un infierno; los puestos de trabajo de sus hermanas dependían de los deseos carnales del desalmado. Dejarlo equivalía a su despido y el de ellas. Hoy sé que chica en esos años hizo dos intentos de suicidio.
    Muchos cómplices silentes tan culpables como él.

    Los que no conozcan un caso de abuso de poder sexual a jovencillas que levanten el dedo. Entre lo que siempre se ha llamado “la gente bien” la atracción por las chiquillas que trabajaban como empleadas de hogar ha sido evidente, supongo que más o menos como ahora pero los derechos están mejor repartidos. No es casual que madres que buscan un bebé robado hayan hurgado en los archivos de clínicas a las cuales las llevaban a dar a luz, un hijo que en muchos casos desaparecía o iba a parar a otra familia. Hace unos meses conocí la historia de una mujer que podía tener unos 55 años; trabajó en una casa de Tenerife donde uno de los hijos de los jefes la violó repetidamente hasta dejarla embarazada en tres ocasiones. Le pagaron varios el aborto. El dinero puede con todo y en éste caso no podía ser menos. Finalmente acabó teniendo un bebé no del chico, no, del padre del chico pero, truco, su hijo tiene los apellidos de un jardinero al que esa “gente bien” pagó para tapar todo. Con el tiempo, me contó, intentó negociar con el jardinero tapadera para saber de su hijo. No pudo.
    La madre oficial no se llamaba como ella.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook