Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas m√°s reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace m√°s 30 a√Īos, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro a√Īos se baj√≥ de la vor√°gine de la prensa diaria y dej√≥ el peri√≥dico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 18
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Ir a votar

    Horas. Apenas quedan horas para que en España las urnas dicten sentencia y con ella el futuro de nuestro país. Nadie duda de que estamos viviendo el proceso electoral más importante de cuantos se han celebrado desde la transición, cuando una España triste y negra madrugaba para estrenar hábitos democráticos. Cuando los españoles se acercaron a las urnas y eligieron libremente a sus candidatos. Días de nervios y emoción aquellos cuando comenzábamos a conocer a los candidatos, a los que vestían chaqueta de pana y a los que poco a poco fueron alumbrando nuestro país.

    Pero ese es el pasado y el presente. El futuro es lo que hoy nos preocupa y lo que nos ha metido en vena la necesidad de votar. En la partida del domingo todos nos jugamos mucho, muchísimo, porque estas elecciones se dirimen en un pañuelo. Cuatro partidos, PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos son los llamados a gobernar. Todo apunta que con ser apasionante el ejercicio de ejercer el derecho a votar el 20D, lo será aún más la política de pactos que vamos a vivir en las semanas venideras porque el bipartidismo está moribundo; será la elección ciudadana la que podrá cerrar sus poderosas alas y la partida a cuatro –los principales partidos- abrir importantes posibilidades a los partidos emergentes, Ciudadanos y Podemos, que jugarán un papel fundamental en el proceso. Si los sondeos no fallan serán ellos los que tendrán la llave de los pactos, pero seremos nosotros, los votantes, quienes con nuestros votos inclinemos la balanza a un lado o al otro. De la artillería que le demos dependerá su futuro y el nuestro. Que estén en el gobierno unos y no otros.

    Ir a votar

    Hemos vivido una campaña electoral intensa que ha acallado a los que creían que a los ciudadanos no les interesaba la política. Grave error. Basta con ver las audiencias de los debates, las tertulias, el interés con el que se siguen las informaciones políticas para reafirmarnos en esa creencia. Creo que buena parte de ese interés electoral hay que situarlo en varios puntos; la crisis, el paro, la corrupción y el descrédito y agotamiento de los dos principales partidos, PP y PSOE, es lo que ha abierto la puerta a dos partidos, especialmente a Podemos, más joven que Ciudadanos, aunque este en solo dos años se haya presentado como una derecha moderada, el otro PP. Y a Podemos habrá que agradecerle su capacidad para moverle la silla a partidos enquistados. Desde que ambos aparecieron en la escena política las miradas, con más o menos recelos, vieron en ellos una posibilidad inicial que poco a poco han ido consolidándolos como partidos con futuro. En eso estamos.

    No deseo escribir mil líneas para decir lo que se puede decir en un par de párrafos. Votar te acredita para la queja, para la protesta. El juego de la democracia consiste en votar y arriesgar.

    El país que todos queremos es un país decente, con políticos decentes, que ejerzan sus cargos con responsabilidad, sin amiguismos, sin derroches, sin corrupción; que se asomen a la calle y que no crean que España les pertenece y por tanto puedan hacer y deshacer. Que se recupere la ilusión, que vuelvan los que han huido de la pobreza, del futuro incierto, que la sanidad privada sea una sanidad de segunda, que nuestro sistema público de salud vuelva a estar en el lugar que le pertenece. Que se acaben los conchabos; que los ricos no sean más ricos y los pobres más pobres. Que los dependientes no continúen muriendo en una lista de espera, no. Que los ancianos reciban la atención que merecen y se han ganado; que la cultura no sea un lujo y reciba la atención exigible. Que nuestros jóvenes no tengan que trabajar 10 horas para ganar sueldos que no les garantiza un bienestar, que la educación sea una de nuestras joyas y que la justicia sea más ágil, eficaz y cercana para que los que se comen –y se han comido- España a cachos, a mordidas, no se vayan de rositas.

    Que los elegidos nos saquen del túnel y que los nuevos que entren al gobierno no defrauden como han defraudado otros durante tantos años.

    España necesita una regeneración y para ello nuestro voto es importantísimo.

    www.marisolayala.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook