Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 17
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La envidia, la frustración insoportable

    Hace semanas que deseo escribir sobre la envidia, un sentimiento para mi desconocido –mil defectos tengo pero ése no cabe en mi maleta- porque de pronto la he visto llegar a mi vida, en zapatos ajenos, sin taconeo, despacio, sin ruido, escondida tras la máscara de una falsa generosidad. Una, que cree saber mucho de la vida se ha dado cuenta que algo sabe, sí, pero muy poco y desde luego de envidia nada. Por eso reconocozco que me sorprende la evolución de ese sentimiento porque me parece un pensamiento tan doloroso en quienes lo sufren como diana, como miserable para su poseedor porque pone al descubierto lo peor del ser humano.
     

    De forma que estos días me he dedicado a leer sobre la envidia y sorpresivamente en cada renglón he identificado a personas que han paseado por mi vida con impostado afecto pero desde que han visto que alguien asoma la cabeza con cierta notoriedad, la herida de la oculta envidia ha sangrado hasta la hemorragia.

    Ahora sé que la envidia es un fenómeno psicológico muy común, que produce sufrimiento a los propios envidiosos y en menor medida a sus víctimas. Puede ser, la envidia, explícita y transparente, o formar parte de la psicodinámica de algunos síntomas neuróticos. En cualquier caso, la envidia es un sentimiento de frustración insoportable ante el bien de otra persona a la que se desea dañar. El envidioso es un ser insatisfecho, ya sea por inmadurez, represión, frustración, etc. que no saba qué le pasa y siente, consciente o inconscientemente, rencor irremediable contra los poseen algo, ya sea belleza, dinero, éxito, poder, libertad, amor, personalidad, experiencia, etc. que él desearía poseer pero no tiene. Así, el envidioso/a, en lugar de aceptar sus carencias o percatarse de sus deseos y facultades dando rienda sueltas a sus valores odia y desearía destruir a toda persona que, como un espejo, le recuerde su privación, sus limitaciones. La envidia es la rabia vengadora del impotente que en vez de luchar por sus anhelos prefiere eliminar la competencia.
     

    Por todo eso la envidia es una defensa los acomplejados o fracasados. Es un sentimiento que también forma parte de ese rasgo humano, el narcisismo, desde el cual el sujeto experimenta un ansia infatigable de destacar, ser el centro de atención, ganar, quedar por encima, ser el “más” y el “mejor” en toda circunstancia. Por eso muchas personas se sienten continuamente amenazadas, a veces sin saberlo, por los éxitos, la vida y la felicidad de los demás, y viven en perpetua competencia contra todo el mundo; atormentadas sin tregua por la envidia. No es ya sólo que los demás tengan cosas que ellos desean: las desean precisamente porque los demás las tienen. Para no sentirse menos o para no “quedarse atrás”. Ese sufrimiento condiciona su personalidad, su estilo de vida y su felicidad. Todos ellos, sin excepción están condenados a la soledad porque hay que huirles.
     

    Les dije que llevo dias leyendo sobre la envidia. Lean atentamente. Las formas de expresión de la envidia son muy numerosas: críticas, ofensas, dominación, rechazo, difamación, agresiones, rivalidad, venganzas… Individualmente, la envidia formar parte de muchos trastornos psicológicos, de personalidad, ansiedades, obsesiones, depresión, agresividad, falta de autoestima… En las relaciones personales la envidia está involucrada en muchos conflictos. En lo social y político, su influencia es inmensa. La envidia de los pobres y resentidos estimula sus violentas revoluciones e igualitarismos. La envidia de los poderosos fomenta sus luchas intestinas. La envidia de los narcisistas y codiciosos nutre los concursos millonarios de televisión y sus audiencias. La mutua envidia de las mujeres robustece el colosal negocio de la belleza y la moda. La envidia sexual es el combustible del morbo y la prensa rosa. Las envidias económicas desenfrenan el motor consumista… Etcétera.
     

    En suma, cuanto más débil, insatisfecha o narcisista es una persona, tanto más envidiará a la gente que posea lo que a le falta. La envidia sólo se cura concienciando y resolviendo las propias carencias y facultades, a través de un proceso de crecimiento emocional. La persona madura no envidia a nadie.
     

    Este texto podría dedicárselo a varias personas pero no lo haré. Ya no están en mi vida. Olvidé sus nombres.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook