Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 22
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La fuerza de la radio

    Cuando intervienes en la radio tienes la certeza de que te escucha una buena cantidad de personas. Nunca sé cuántas pero, así es. Después de colaborar cuatro años en un programa semanal el mismo día y a la misma hora, lo que quiere decir, cosa que no sabía, que se produce cierta fidelidad con el oyente, las sorpresas para mí son dobles porque se trata de un medio que he comenzado a querer y en el que siempre descubro cosas. La radio es apasionante. El miércoles mismo descubrí la fuerza de la radio, la viví, su capacidad para llegar a los lugares más recónditos y entrar en la vida de las personas más dispares. Entré en directo en la radio a las 12h para cumplimentar una colaboración pactada que no se alargó más de 20 minutos. Hablé desde la calle, desde el móvil, justo desde el Parque Santa Catalina. El programa para el que colaboro en Radio Canarias la Autonómica se realiza en Tenerife. Llamada cruzada con una invitada que hablaba desde su casa. Es decir, éramos tres personas y cada una en un lugar distinto. La directora, María Doménech, la invitada y yo.

    Terminada la entrevista cada cual siguió su camino. Habían pasado un par de horas cuando sonó el móvil. Era mi hijo Adai que trabaja y vive en Lanzarote. Yo sabía que ayer estaba en Adeje (Tenerife) por razones laborales. Su voz era risueña, alegre: “¿Mamá, sabes con quién vine desde Santa Cruz a Adeje?, ¿sabes quién me acompañó en el coche…?”. “Ni idea, ¿quién?, alguien agradable debe ser porque te noto contento…”. “Tú, mamá. Si señora, mi madre, usted, si, si, si…”. Entonces me contó que con el fin de que el trayecto se le hiciera más ameno buscó emisoras y nada más escuchar una voz (la mía), dijo, “¡Ésa es mi madre…!”. Escuchó la intervención entera e incluso en una ocasión perdió la señal aminoró la marcha y se colocó en el arcén. A partir de ese momento tuvimos una conversación tan bonita, tan cariñosa, tan cómplice que todo me pareció un regalo de la radio porque un regalo y un misterio es que tu hijo circule por una carretera y crea que yo, su madre, está sentada a su lado, que le acompañes y lo viva como real cuando la verdad es que estás a cientos de kilómetros de su lado.

    La fuerza, la magia de la radio que me hizo vivir un momento único.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook