Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas m√°s reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace m√°s 30 a√Īos, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro a√Īos se baj√≥ de la vor√°gine de la prensa diaria y dej√≥ el peri√≥dico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 01
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    La historia de amor que vincula a Mercedes Sosa con Canarias

    Hoy les voy a contar una historia de amor que la mayoría desconoce. Lo prometí hace unas semanas y una vez que sus protagonistas me han dado permiso, allá va. Empiezo. Hace nada he vuelto a ver el video de aquella boda y cuesta recomponerse cuando reparas en la alegría que refleja la madrina, Mercedes Sosa, de alguna manera la madre de la novia, la querida María Miñano que mira feliz a Blas, el novio, un canario tenaz y discreto que ha vivido intensamente teniendo como alas el amor por María y la admiración a Mercedes. La primera pregunta que se harán ustedes es la misma que me hice yo cuando hace diez años, creo, conocí la historia: ¿Cómo se conocieron los novios viviendo ella en Buenos Aires y él en Las Palmas?, ¿Qué paso para que Blas acabara tan cerca de La Negra, en su casa de Buenos Aires, a su lado?, una vida que con el tiempo, tras la muerte de Mercedes, se volvió dolorosa para nuestro querido amigo. Hay ausencias que se clavan como una daga y la de Mercedes es para ambos un dolor especial.

    La historia de amor que vincula a Mercedes Sosa con Canarias

    No tengo los datos muy precisos pero si conozco los detalles de la historia porque con Blas y María he hablado mucho de esos años en los que alguien propició su encuentro. Diré en primer lugar que Blas ha sido siempre un rendido admirador de La Negra y que justo por eso -y porque no se le pone nada por delante cuando su corazón marca los pasos- desde que se enteró que podría ver a Mercedes en el teatro Pérez Galdos -en 1996- no lo dudó. Al término de esa actuación la vio a un metro de distancia, firmando discos. Ese día Blas fue el tipo más feliz del mundo. “En ese momento es cuando por primera vez veo a María –con la que se casaría siete años después- y pensé”, cuenta, “qué mujer más linda…”.

    Seguidor de Mercedes Sosa, de su voz y de su compromiso, cuando en el 2000 supo que actuaría de nuevo en Gran Canaria, en el Alfredo Kraus, se acercó a su entorno porque tuvo claro que era su momento. En un breve encuentro casi casual con Mercedes ella le dice que al día siguiente tendría una rueda de prensa en el hotel, que acudiera. Se hospedaba en el Hotel Reina Isabel. En ese encuentro Mercedes le da su teléfono y su e-mail que como lo estaba estrenando le parecía una maravilla para comunicarse, cuenta Blas. Blas y Mercedes comienzan a tener comunicaciones por teléfono y correo. Mercedes le dice también a Blas que vaya al concierto de ese día en el Kraus y él acude. Lo hace con la certeza de que al terminar atenderá a sus admiradores pero ella estaba cansada y al finalizar su actuación sale en coche por el garaje con lo cual la posibilidad de abordarla era imposible. Bueno, imposible para cualquiera que no sea Blas. Sin pensarlo dos veces él y otros fervientes admiradores se plantan delante del coche cuando éste salía de aparcamiento y tuvo que parar: “En el coche estaba además de Mercedes, María, la que más sería tarde mi mujer. A veces recordamos aquella escena y nos reímos”.

    En el Auditorio Blas alucina con el poderío de Mercedes. Estamos en el 2000. Y Mercedes le dice “el año que viene volveré”. En esa gira actúa en Teror a donde Blas también acude.

    En esas fechas Blas comienza a mantener con La Negra una relación de mucha complicidad a pesar de la distancia, de admirador a admirada. Para su sorpresa un día recibe una llamada de Mercedes desde Buenos Aires: “Cumplía 70 años, quería celebrarlo y quería que yo estuviera allí. Me dijo: “te vienes y te quedas en mi casa. Te mando el pasaje para que la invitación sea completa”, le aclara. Al llegar a Buenos Aires Mercedes no duda en introducirlo en su familia, en su círculo más cercano. Y es ahí, en ese viaje a Buenos Aires cuando María y Blas inician una relación de amistad que dos años después se saldaría con su boda, boda en la que, si algo faltaba para que fuera especial, la Gran Mercedes Sosa cantó “Somos novios” en honor a los enamorados...

    Continúa leyendo en www.marisolayala.com

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook