Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas m√°s reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace m√°s 30 a√Īos, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro a√Īos se baj√≥ de la vor√°gine de la prensa diaria y dej√≥ el peri√≥dico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 07
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    La mala crianza

    Los dos se acostumbraron a los empujones, gritos, y desprecios para luego, en un plis plas, ellos mismos reírse las gracias. Era un juego peligroso que practicaron durante años y que fue subiendo de tono hasta que llegaron las agresiones y el hijo mayor del matrimonio decidió que, siendo un juego, quería jugar. También empujaba a su madre y en alguna ocasión la imitación era perfecta; de un manotazo tiraba la comida al suelo. Había tenido un buen maestro además de una pobre víctima a la que nadie amparaba. Eran seis hijos, tres varones y tres hembras, y en aquella casa de locos nadie ponía freno. La abuela materna venía cada poco por sorpresa con el fin de vigilar y proteger a su hija. Un día en su presencia el nieto matón hizo lo que hacía siempre. Pataletas, insultos y empujones. La abuela sabía más de lo que ellos creían. Era una mujer bregada que se había pasado la vida en el Mercado Central. Desde que amanecía el día ya estaba en su "puesto" vendiendo fruta y verdura. Luchó mucho para sacar a la familia adelante y arrestos le sobraban para plantar cara a quien se pusiera por delante. Yerno y nieto incluido. Tenía claro que no iba a permitir que el imitador de su padre aterrorizara a la familia y especialmente a su hija. Sus agresiones eran como ráfagas pero siempre con el escudo de "es un juego". Un día la abuela vio moretones en los brazos y piernas de su hija; al preguntar culpó a una caída por la escalera. Habló con ella y confirmó sus sospechas. Se fue a por su nieto, 26 años, y le advirtió: "Si le levantas la mano a mi hija te denuncio, cabrón". Se informó pero no se lo dijo a nadie. Semanas más tardes se plantó en comisaría y lo denunció. Cuando en casa se conoció su decisión casi se la comen pero estaba preparada para eso y para más; "ustedes pueden matarse pero yo no seré cómplice de lo que los dos han permitido aquí dentro", dijo señalando al yerno. Criados en unos chamizos eran unos animalitos.

    Una investigación dejó al descubierto que las chicas de la casa podían haber sido madres prematuras. Así lo dijo la sentencia. Padre e hijo fueron detenidos y acabaron en prisión. La que más lloró fue la agredida.

    La abuela no volvió a pisar la casa. Murió en paz, con la consciencia tranquila.

    @marisol_Ayala

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook