Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas m√°s reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace m√°s 30 a√Īos, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro a√Īos se baj√≥ de la vor√°gine de la prensa diaria y dej√≥ el peri√≥dico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Las vueltas de la vida

    Está picando los 40 años y la vida resuelta desde los 30. Fue una niña obediente, buena estudiante. Sus padres, canario y austriaca, la educaron con disciplina, pendiente de sus estudios, sus amistades, su lectura y el deporte. Creció en Playa del Hombre cuando aquello era un descampado y las carreteras eran el mejor lugar del mundo para jugar, pelear, crecer. A quien llamaremos Ruth tuvo una de las primeras bicicletas de la pandilla “celeste y de niña”, recuerda, y algún que otro empujón le dieron cuando ella, morena, de pelo rizado y ojos azules, ejercía insolente de propietaria. No permitía que la tocara nadie. A la bici. La pandilla no era grande, siete u ocho, pero siendo con los únicos que podía jugar estaban condenados a entenderse. Supervivencia.

    Un día la madre vio como uno de ellos tiraba a su niña de la bici y pateaba las dos ruedas del juguete. El llanto infantil alertó a la mujer que salió en su defensa. Desde ese momento se dedicó a extender donde podía, el peligro público que era aquel chiquillo. Un día sentó a la pequeña en la cocina y le explicó el futuro terrorista que tenía aquella criatura. “Aléjate de él”, le ordenó. Pero la vida se encargó de poner las cosas en su sitio. Crecieron y se alejaron; unos estudiaron en La Laguna y otros en Madrid. Entre estos últimos estaban ellos. Los dos. Ruth y el peligro público. Reencontrados. Allí nadie frenó una amistad hermosa así que años después, ya cada cual con sus vidas de parejas, ella quiso sellar aquella unión infantil con un gesto de amor. Su amigo no ha tenido hijos pero hace 8 meses se estrenó en la ternura. Es padrino de un bebé que nació a trancas y barrancas, ése que tiene una abuela austriaca.

    Pero ella ya no se da cuenta.

    www.marisolayala.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook