Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 11
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    López Aguilar y Natacha, exceso de exposición mediática

    Desde hace una semana el exministro y su exesposa se pasean por todas las redacciones; una contando detalles íntimos de su separación y otro desmintiéndole. Hoy en T5 ella será una de las estrellas del programa. Peor imposible.

    En Canarias se vive con estupefacción la bajada a los infiernos de quien ha sido uno de los políticos más brillantes de las islas, el ex ministro de Justicia del gobierno de José Luis Zapatero, Juan Fernando López Aguilar. Una separación matrimonial con cámaras y ruido ha situado al ex ministro y a su exmujer, Natacha de la Nuez, en el epicentro del escándalo nacional. Lo sabemos casi todo de ellos, de sus conflictos, de sus dos años de desencuentros, de unos presuntos malos tratos, de los tormentos de uno y del sobrepeso de otra… y lo sabemos porque ambos no han esperado ni un minuto para contarlo frente a un micrófono. Lo que debió ser una separación matrimonial civilizada, con los ribetes propios de todas las rupturas, ha dejado al aire miserias impensables. Al más puro estilo Sálvame. Hoy yo, mañana tú. Al cual más.

    Quienes dicen conocer bien al matrimonio son tal vez los más desconcertados con el estropicio personal que vivía la pareja en el seno familiar y con la incapacidad de ambos para manejar un asunto de enorme gravedad dada la repercusión social de López Aguilar, con una desmedida presencia en los medios, defendiéndose de la madre de sus hijos, su exmujer, que amaga y no golpea, pero que le señala sin denuncia explícita como autor de presuntas agresiones, físicas y psíquicas. Peor imposible. La realidad superada. Tremendo espectáculo en el que nadie repara en la presencia inocente de dos niños que ojalá no lean nunca lo que sus padres han dicho uno del otro. Ojalá. Es verdad que JFLP es un personaje con escaso manejo para las relaciones personales, de carácter, tosco y distante, con un expediente académico apabullante pero que a lo largo de su muy brillante actividad política -sospecho que muy tocada ya- ha coleccionado demasiados enemigos. Su lejanía, su falta de empatía parecen haber jugado un papel vital previo del divorcio.

    López Aguilar y Natacha, exceso de exposición mediática

    El espectáculo al que está asistiendo el país entero con una separación tan mediática viene a confirmar que en los enredos de las rupturas parece haber un patrón que todo lo hace añicos. Curioso saber que los mismos que tienen al exministro canario como uno de los políticos más brillantes de nuestro país, que incluso sonó para candidato a la Presidencia del Gobierno español, también se sorprendan de que JFLP haya caído en las garras de un juego sucio, feo, turbo, confuso. Me consta que en algunos medios de comunicación se abrió un debate sobre publicar o no lo sucedido, si dar o no crédito a lo que explicitaban las denuncias. No querían colaborar en la confusión valorando con tiento si dar una página o media pero, claro, fueron las declaraciones en cascada de Natacha de la Nuez y el político, las que les dio oxígeno. Juan Fernando tiene amigos en todas las redacciones (en sus inicios fue dibujante/viñetista de La Provincia) lo que ha complicado todavía más cubrir el caso. Los afectos tienen esas cosas. “No sabemos a quién creer. Es un caso muy complicado y tampoco sabemos si lo estamos haciendo bien, si todo es cierto o hay alguien detrás de la denuncia”, escucho de un periodista con responsabilidad. Lo cierto es que desde hace una semana en Canarias nadie, ni siquiera los líos de CC, Bravo, Fuerteventura o el mismo PP, ha acaparado tantos titulares como la pareja rota con la particularidad de que ellos mismos, conscientemente o no, le han echado gasolina al fuego.

    La primera pista de este caso llegó a las redacciones a final de enero, sábado, y puso en alerta a los medios. El hijo de Natacha de la Nuez 30 años –cuya imagen también aparece estos días en la prensa nacional, cosa inexplicable- se había ido al Juzgado de Guardia a presentar una denuncia contra el marido de su madre, López Aguilar. Quería que se investigaran una agresión que dijo habría sufrido su madre. Horas más tarde la retiraría y a su vez ella negaba los hechos o los minimizaba. Todo indica que alguien informó mal al chico y estaba confuso. Eso evitó que al día siguiente, domingo, la prensa abriera todos los informativos con esa noticia. Pero solo había una denuncia. Y así lo explicó el juez a la prensa que quiso conocer el alcance de la denuncia: “Pueden publicarla, claro, pero es solo una denuncia contra López Aguilar por una presunta agresión a su mujer que ha sido retirada, nada más”.  La prudencia aconsejó silencio.

    Tres meses después el caso ha dado un salto mortal con nueva denuncia ya argumentada lo que ha causado causa el estropicio personal al que estamos asistiendo. Esta vez con vecinos que al parecer dicen haber sido testigos del conflicto en la pareja; un sin fin de detalles que viene a demostrar que en el terreno de los malos tratos, agresiones e insultos, las separaciones conflictivas no son patrimonio de nadie. No. Entran en cualquier hogar y se acomodan en el salón con la tranquilidad de quienes saben que se harán dueños de la casa...

    Continúa leyendo en www.marisolayala.com

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook