Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 24
    Enero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Los 5 niños de Jinámar

    La ilegalidad administrativa en la que vivían los menores era un secreto que compartían los padres “no lo sabía nadie, ni su abuela”.


    “Sabemos que le hemos robado derechos a nuestros hijos y todo por ignorantes”.

    Judith es la mamá de los cinco niños que La Dirección del Menor del gobierno de Canarias ha ingresado en un centro de acogida por entender que con ella y su compañero, padre de los chicos, no estaban seguros. Como ya saben, no estaban registrados y por tanto escolarizados. Hoy la entrevistamos en la Ser y contó su vida, la situación de sus hijos y los motivos por los que no los registró y esa situación se lo ocultaron a la familia, madre y hermanas. Lo sabían exclusivamente la pareja y nadie más. Ayer, lunes, –de ahí la foto- nos vimos para preparar la charla. Ha sido una hora de verdades, de una Judith reconociendo sus errores, sus miedos, su dolor y sus lágrimas.

    Los 5 niños de Jinámar
    Judith está asustada.

    Tiene 34 años, cinco hijos, el último de un mes e ingresado en el materno por presentar problemas de peso pero también ya bajo la responsabilidad de Menores. Como sus cuatro hermanos. Justo ese bebé, el quinto embarazo de mamá, fue lo que alertó a una persona cercana a su casa que conociendo la situación de Judith y la llegada al mundo del quinto hijos alertó a las autoridades. “Y yo ahora, qué quiere, lo agradezco. Así hemos tenido que arreglarlo todo”, contaba ayer la muchacha. Cuando a Judith le preguntas qué le llevó a permitir que sus hijos vivieran en la ilegalidad lo explica. “Vamos a ver; cuando nació la mayor, que hoy tiene de diez años, en el Materno nos dieron un informe del nacimiento para que fuéramos al Registro Civil. Y eso pensábamos hacer al día siguiente pero se nos perdió el papel que nos habían dado y mi marido tenía que ir a trabajar así que ninguno fue al Materno a pedir otro certificado. Claro, ya nos olvidamos de eso porque tampoco pensamos que el trámite de registrarlo tenía tanta importancia. Después fueron naciendo los demás y ya nos dio miedo hacerlo por sí se enteraban los jueces y nos quitaban a todos y entonces no registramos a ninguno más. Ignorancia, bobería y miedo”.
    Cuenta Judith que su madre se enteró del lío en el que está metida su hija y el padre de los pequeños hace unos días cuando la policía entró en la casa y los citó en el juzgado y luego ordenó la entrega inmediata de los pequeños para ingresarlos en un centro de menores. “Ella me echó una bronca, eso es verdad. Me dijo “¡Si llego a saberlo es que te llevo (al Registro) por una oreja! estaba muy enfadada. No sabía nada y se llevó un disgusto. Y mira, quiero decir que nosotros no escondimos a los niños porque es que tampoco sabíamos la gravedad de lo que habíamos hecho. La mayor la registramos para que pudiera ir al colegio pero ya con unos años”.
    Judith muestra fotos de sus hijos de vacaciones, en la playa en piscina, en la calle, es decir, haciendo una vida como la que corresponde a pequeño de esa edad. “Como ellos nunca se ponían malos no ha habido que llevarlos al médico, es decir, que tampoco para eso nos hizo falta apuntarlos en el registro. Me han salido muy sanos”. Judith cuenta que tanto ella como la hija mayor han sido un poco las “maestras” de los más pequeños a los que han enseñado a sumar “y tienen un montón de memoria”, presume.
    Llora amargamente. Cada vez que recuerda que sus hijos no están a su lado y que “le hemos robado unos derechos” se viene abajo. Sabe que ella y su pareja son los únicos culpables de ocurrido. Cuando le han dicho que el bebé recién nacido podría estar ya en trámites de acogimiento por otra familia se viene abajo.

    marisol_@Ayala

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook