Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas m√°s reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace m√°s 30 a√Īos, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro a√Īos se baj√≥ de la vor√°gine de la prensa diaria y dej√≥ el peri√≥dico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 23
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Los pelos de punta

    Esta noche de martes viviré el honor de recibir en el Teatro Pérez Galdós el título de Hija Predilecta de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria con motivo de las Fiestas Fundacionales de la Ciudad 2015. Lo haré junto a otros 21 galardonados. Un acto que viene a culminar en lo personal unos meses de buenas noticias, dinámica que anoche puso el techo muy alto con una alegría familiar de esas que hacen que el resto pase a un segundo plano. Pero bueno, de lo que yo quería escribir hoy es de emociones; de las emociones que todos los canarios, salvo los mequetrefes de el periódico El Día que se atrevieron a titular el lunes que UD Las Palmas “deja al CD Tenerife sin jugar el derbi”, o así. Más o menos.  Vaya miseria, vaya gente atravesada esa que lleva las riendas de El Día. Creo que es la primera vez en mi vida que hago mención crítica a ese periódico, es verdad, pero me ha parecido de tal indignidad, de tal pueblerino que si no lo veo con mis ojos no doy crédito. Opino que si existieran las Facultades del Sentido Común, es decir, de la cordura, debía haber una asignatura que se detallara lo fácil que el rencor o la envidia te conduce al ridículo. Bochornoso. No les queda nada vecinos. Cuando al Estadio de Gran Canaria vengan los grandes de fútbol español, Madrid, Barcelona o Atlético tendrán que medicarse. Mal año les espera a esos irresponsables. Lamentable que un medio de comunicación esté tan alejado de la sociedad de Tenerife que de una manera ejemplar se volcó en las redes con la U.D. Las Palmas. El Día debía hacérselo mirar.

    Los pelos de punta

    A lo mío. Decía yo que los días pasados han sido días de emociones. La emoción que ha vivido la sociedad canaria con el ascenso de la Unión Deportiva la tarde del sábado ha puesto de moda dos cosas, una frase y un cantautor: Luis Quintana, con su himno, “Amarillo es mi color” y la latiguillo “los pelos de punta”. Desde que acabó el partido habré escuchado centenares de veces esa frase como un estado. A ver. “No puedo ver imágenes del partido. Se me ponen los pelos de punta; “No puedo escuchar el griterío del estadio. Se me ponen los pelos de punta”; “No puedo rememorar la tarde del domingo. Se me ponen los pelos de punta”; “No puedo escuchar a Francis Matas, una de las voces más conocidas de la Ser; “Se me ponen los pelos de punta”; “No puedo pasar por el Estadio Insular. Se me ponen los pelos de punta”; “No puedo ver en los informativos a los seguidores de la UD, todo lágrimas. Se me ponen los pelos de punta”. Ayer mismo una amiga ajena absolutamente al fútbol escuchó en “Jugones” a su director Josep Pedrerol editorializando sobre la Unión Deportiva y su ascenso y lloraba como una niña. “Oye, los pelos de punta”.

    Es tan importante lo que han logrado esos chicos con su directiva al frente de la Unión Deportiva que todavía muchos no son capaces de calibrar su repercusión que va mucho allá de ganar o perder. Tener un equipo en Primera División supone una inyección económica y moral de grandes consecuencias. Alberto Cabré con gran experiencia empresarial en el ámbito de la publicidad y el marketing situaba en muchos millones los beneficios que se prevén lleguen a Las Palmas de GG, Gran Canaria y Canarias en general. Por ese orden. La economía se activará no hay duda.

    Las sociedades necesitan alegría, precisan ilusión, necesitan ser conscientes de que si una luz se enciente al final del túnel hay que meter la cabeza por esa rendija. Vivir, disfrutarla y aprovecharla. En eso me consta que están ya muchos más de lo que creen. Muchos.

    Estuve en el partido UD Las Palmas-Zaragoza y puedo asegurarles que media hora antes de que comenzara la emoción nos embargada a todos. Miradas nerviosas, risas cómplices y miedo. Mucho miedo. La sombra del Córdoba no se apartaba de nuestras mentes. Había emoción y miedo a parte iguales. Y esa emoción y ese miedo fue lo que el domingo hizo que acabáramos abrazados a desconocidos, compartiéndolo todo con nuestros vecinos de asiento, emocionados, asustados, felices. Cada ataque en la portería de la Unión Deportiva nos invitaba a taparnos la cara y de pronto agarrarle el brazo a ese hombre o mujer que tenías y lado y con el que no compartías otra cosa que miedo...

    Continúa leyendo en www.marisolayala.com

     

     

     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook