Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 15
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    Mara González, un cáncer aconseja su adiós

    50 años de radio

    El Excelentísimo Cabildo Insular la acaba de distinguir con el nombramiento de Hija Predilecta de Gran Canaria.

    Hace dos semanas la conocida comunicadora se despidió de sus oyentes: “después de 50 años me toca descansar”, dijo.

    Mara encarna la historia de la radio en Canarias. Es la memoria sonora de los canarios, la voz que llegó a todos los hogares de la isla, la que contó su pobreza y su grandeza.

    Sus maratonianas cuestaciones radiofónicas para lograr que San Juan de Dios fuera una realidad, abrió las puertas al periodismo social en las islas.

    “Quiero que me recuerden con un “la amiga Mara no era una mala muchacha”.

    “Yo viviré lo que deseen ustedes.
    Cuando olviden mi nombre, me habré muerto;
    pero seré inmortal con que un amigo
    me erija un buen recuerdo.
    Para entonces dirán de vez en cuando:
    – Aquel amigo Pedro,
    después de todo no era mal muchacho…”

    (Del poema “A la amistad” de Pedro Lezcano)

    Ese fue su adiós, su despedida. Un poema de Pedro Lezcano “A la amistad”. Apasionada y dulce Mara González. La voz que durante 50 años se ha colado en los hogares de los canarios ha dicho adiós a la radio. La deja muy a su pesar. Un cáncer contra el que batalla hace cuatro años aconseja paz, tranquilidad, orden y descanso. Hace quince días ella, que maneja el micrófono como nadie, vivió uno de los momentos más duros de su vida. A media mañana llamó a su querida Dulce María Facundo, entró en el estudio de Radio Las Palmas se sentó frente el micro, bebió agua, pidió que encendieran el piloto rojo y grabó su adiós. Ella hablaba y Dulce escuchaba emocionada. “No ha sido fácil, no…ha sido una decisión muy meditada pero ya no podía ser, yo no podía ir a trabajar un día sí y tres semanas no. No podía. No cabe duda de que mi estado de salud ha sido determinante para tomar una decisión dura, pero aunque no lo creas, cuando llegué a casa después de anunciar mi adiós sentí una especie de liberación. Ya no podía ser mi niña. Ni por la empresa, ni por las personas implicadas en mis proyectos, ni por los oyentes, ni por mis anunciantes y sobre todo por respeto a mí misma. No podía. Cerrar la puerta a 50 años de radio es cerrar la puerta a una vida, pero había que hacerlo”.

     Mara González, un cáncer aconseja su adiós

    En el salón de su casa Mara  me espera sentada en un mini despacho en el que tiene todo a mano. Apuntes, familia y amigos. Desde que hizo pública su decisión de jubilarse y dejarlo todo el teléfono no para y las flores, los bombones, los libros, en suma, el cariño se hace hueco en esa casa tan acogedora como la propia Mara. Una amistad de tantos años ya nos permite entendernos sin palabras. Una de sus hijas, Ada, entra y sale del salón pendiente de nosotras: “Pues Marisol, como te digo, no ha sido fácil pero ¿sabes?, no quería darle a la despedida un aire de tragedia, quería normalizarla. También es verdad que llevo tiempo sopesándolo hasta que, finalmente, entendí que era lo mejor. Te decía que el viernes que me despedí de los oyentes utilicé una técnica para no romperme, pero sí, me rompí pero solo un poco. En ese instante se agolparon en mi mente tantos recuerdos que…bueno, se acabó”. Ahora su vida será leer, escuchar radio, hablar con los amigos y cuidarse.

    Si hablamos de su enfermedad es porque Mara ni lo oculta ni lo evita. Ni hay ni hace 4 años. “Esto le toca a cualquiera y me tocó a mí. Lo primero que hice cuando viví ese momento fue asumirlo y pelearlo. Aquí tenemos magníficos especialistas. Y mira; yo lo he llevado hasta con ilusión porque las primeras intervenciones quirúrgicas dieron unos resultados fantásticos. El doctor Larrea y la doctora Mirta García del Hospital Insular me han tratado maravillosamente bien; me han regalado cumpleaños porque como sabes en el 2011 pensé que se llegaba el final, el ocaso, pero fíjate, aquí estamos las dos, en casa, hablando como tantas veces. Un cáncer no es una broma, no lo es, pero hay que normalizar las cosas. No se lo oculté a mis oyentes que me consta han rezado mucho por mí pero reconozco que en la decisión de decir adiós a la radio ha sido determinante mi enfermedad. Toca descansar y alejarse del bullicio”.

    Que sepan que Mara González tiene en la compañera Dulce María Facundo a su “hija” radiofónica, a la que vio llegar a la radio; es tanta la ilusión que tiene puesta en el programa que prepara Dulce que solo me pide un favor. Uno. “Di que ella recogerá mi testigo, mi sucesora. Dulce ya tiene mis agendas, mis contactos, todo. Es una mujer querida, gran profesional. Yo les pido a los oyentes que la quieran mucho más. Lo merece. Dejo mi espacio en muy buenas manos, Marisol”.

    Mara González, un cáncer aconseja su adiós

    Se emociona discretamente. De sus ojos enrojecidos y serenos sale una mirada que sin hablar habla. El silencio lo dice todo. Distraemos esos minutos comentando fotos de su vida en la radio.

    Han sido “muchos años en la radio y en la profesión duros, durísimas”, recuerda. “Para España, para Europa y para Canarias. España estaba saliendo de una dictadura y Canarias casi no existía. Abandonada a su suerte. Pero fíjate, en Madrid la Ser ya echaba andar y Antonio Calderón, por entonces Jefe de emisión de la cadena, fue dando los pasos hasta poder contar noticias. A él le debemos el todavía vivísimo Hora 25. Calderón contrató a primeros espadas del periodismo y todo cambió. Es que por entonces la radio privada estaba amordazada y Calderón y la Ser, a la que tantísimo le debemos los españoles, oxigenó la vida de la gente”. Mara habla con emoción, con la emoción de quien se siente orgullosa de haber pertenecido a la marca, la Ser, ahora y siempre Radio Las Palmas. “La Ser rompió moldes, ha sido la Radio con mayúsculas. Hasta ese momento las noticias que dábamos las privadas eran las que ya contaba RNE. Refritarlas y nada más. Tiempos duros pero apasionantes en todo caso”...

    Continúa leyendo en www.marisolayala.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook