Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 09
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Niños desprotegidos, ensangrentados

    Casi 400 niños han muerto y 2.500 han resultado heridos por los bombardeos del Ejército israelí en la ofensiva en Gaza, según la Unicef, que calcula además que unos 370.000 menores necesitan urgentemente ayuda psicológica. Criaturas indefensas cuyas imágenes nos conmocionan con la certeza de que al día siguiente, mañana, otras volverán a conmocionarnos de igual manera. Y otra y otra y otra…No podemos acostumbrarnos a tanta masacre; a ver niños que juegan felices en una playa de Gaza y caen muertos en la arena, o niños que acurrucan a sus hermanos bebés mientras hacen cola para acceder a un mísero plato de comida. Horroriza tanto dolor, tanto grito desesperado, tanto niño velando el cadáver de sus padres o hermanos, tanta indiferencia y pasividad mundial que con un cómodo “no hay remedio”, descansa su cabeza en almohada y hasta que amanezca. Brutal. Si seguimos hablando de niños desprotegidos y nos trasladamos a Europa, a España en este caso, los datos de la pobreza infantil noquean. Miles de niños españoles que no comen, comen mal o a destiempo; niños que han perdido su menú escolar porque los profesores van de vacaciones y nadie repara que cerrar el colegio es cerrarles la despensa.

    Tremendo. Tremendo la nula protección que en este mundo indómito y cruel tienen los niños. Solo les salva su inocencia, como la de esa criatura del suroeste de China que duerme abrazado a su gatito mientras su ciudad sufre un terremoto. Y él, en su sueños, dichoso. Mucho están cambiando las cosas. Mucho. Había creído que los adultos teníamos la obligación moral de proteger a los niños. Que si van a la playa, que el sol no les dañe; que si tienen hambre, darles de comer, que si tienen sed, darles de beber y que si están en medio de un tiroteo ampararlos, sacarlos de la zona, pero de un tiempo a esta parte veo que ya no es así. Ahora observo con estupor que quienes deben protegerles los matan, los ponen a merced de los que no tienen corazón. Ni cabeza.

    Nada, que yo creía otra cosa, niños míos.

    Visita mi blog www.marisolayala.com
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook