Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 27
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sociedad Las Palmas

    No eran cuñadas, mentían

    Llevan 25 años de engaños y mentiras. Lo saben las familias, los íntimos y nadie más. Dicen que son cuñadas pero no lo son, son pareja. De cara a la galería una es la viuda del hermano de la otra, fallecido en Caracas. Ya están cerca de los 55 años y temerosas de formalizar una situación que a nadie más que a ellas les pertenece hace dos meses escribieron unas tarjetas a mano y a su estilo, sin florituras. Pusieron “Nos casamos. Bea y Ruth. Haznos hueco en tu agenda”. Y punto. Lo harán en septiembre y han pedido discreción a familia, amigos, a la gente que les ha querido y que ha sido cómplice de su historia de amor desde que se conocieron. Las que han guardado su secreto. Como se imaginan, ni una se llama Bea ni otra Ruth. Seremos unas ochenta personas. Viven juntas hace 25 años, los cumplen ahora, son pareja y viajan, entran y salen. Una imparte clase de idiomas y otra es profesora de Educación Física. Guapas y tiernas. Cuando las conocí  no tenían 30 años; por entonces querían vivir en Londres pero no pudo ser. La madre de una de ellas enfermó y tocó cuidarla, lo que ambas hicieron sin reparar en gastos y afectos.

    Justo esa enfermedad, Esclerosis Múltiple, les obligó a dar un giro a sus vidas.  Para cuidar a la enferma buscaron una casa cómoda, grande, cerca de la ciudad pero en una zona poco transitada. La hallaron y la compraron. Ese ha sido su nido. En la parte trasera edificaron un apartamento acogedor para la madre de Bea; siempre han estado pendientes de ella hasta que todo se complicó y necesitaron ayuda. Enfermedad dura. La familia sabía lo que tenían que saber y han estado a su lado siempre que lo necesitaron, que fueron muchas. Dos hermanos ayudaron a pagar la casa. Las preguntas que han soportado tenían retranca: “¿Y tú eres la viuda de quién?” interrogatorio que sorteaban con la habilidad del trapecista. “Mi marido murió en Caracas. Éramos muy jóvenes; fue un accidente y me volví. No teníamos hijos”. Todo mentira.

    Ya tienen trajes elegidos pero la enferma ha empeorado de manera que un día antes de la boda se sentarán a su lado y aunque no sea capaz de entender la solemnidad del momento le dirán, “mamá, mañana nos casamos”. Y juntas, las tres, compartirán tarta de boda.

    Han compartido tantas cosas...

    www.marisolayala.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook