Blog 
Blog de Marisol Ayala
RSS - Blog de Marisol Ayala

El autor

Blog Blog de Marisol Ayala - Marisol Ayala

Marisol Ayala

La periodista Marisol Ayala es una de las firmas más reconocidas y seguidas de la actualidad de Canarias desde hace más 30 años, 25 de ellos en La Provincia. Hace cuatro años se bajó de la vorágine de la prensa diaria y dejó el periódico La Provincia, rotativo al que le unen lazos sentimentales. Hoy...


Archivo

  • 26
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Teresa, la admirable enfermera

    Soy una ilusa. Estaba convencida de que el bocazas Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, sería cesado cuando bajara la marea, pero no. Pasan los días y no solamente no lo cesan sino que el vidente de la Ana Matos -otra lumbrera- que aseguró que la enfermera Teresa Romero mentía, pide perdón con la boca chica y a otra cosa. Insultar y vejar desde los despachos es gratis y la muestra la tienen en Rodríguez. La falta de respeto hacia la enferma, hacia su familia y en general hacia el colectivo de enfermería a quien considero imprescindible en el funcionamiento de la sanidad española ha sido clamorosa. A Teresa, la enfermera que gracias a los médicos y enfermeros madrileños ha vencido al ébola, la colocó el bocazas en el blanco de sus feroces críticas sin reparar que la muchacha, que voluntariamente se presentó a cuidar a enfermos contagiados, se debatía entre la vida y la muerte. Ingrato, desalmado. Todos los españoles menos el consejero dicharachero sentimos admiración por un colectivo en el que hay muchas Teresa, muchas. Miles.

    La sociedad no tiene más que palabras de gratitud para la enfermería. Hombres y mujeres que nos cuidan, nos miman, nuestros cómplices, el paño de lágrimas cuando enfermamos. Y nunca miran el color político de quien ocupa la cama, la camilla. Para ellos son enfermos y punto. La generosidad de Teresa Romero representa a ella misma en primer lugar pero también a tantos maravillosos profesionales con los que nos sentimos seguros, agasajados. Diré que en el mundo de la enfermería de las Islas tengo buenos amigos. Conozco bien cómo trabajan, de qué manera se entregan, cómo sufren cuando una ambulancia abre sus puertas en urgencias y no saben quién viene dentro. Es pues el colectivo sanitario que más admiro, digo, porque lo mismo siendo Diplomados que Técnicos se dejan la piel en cada guardia, en cada planta, con cada paciente. Ya quisieran los políticos tener una mínima parte de su reconocimiento social, ya. Por eso duele que la calamidad de gobierno que tenemos no haya puesto freno a tanto atropello verbal, tanto despropósito, tanta crueldad.

    Tienen suerte porque a pesar de sus descalificaciones y calumnias el día que acudan a un hospital los recibirá la mejor sonrisa, la mejor atención, la mano tendida sin ni siquiera señalarles cómo los culpables únicos de los recortes. Ni eso.

    Allí estarán los mejores, digo, gente honrada, trabajadora.

    Como Teresa.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook