Blog 
Bungalow 103
RSS - Blog de Ignacio Moll

El autor

Blog Bungalow 103 - Ignacio Moll

Ignacio Moll

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Es subdirector general de Editorial Prensa Ibérica en Canarias, responsable del área comercial y de marketing, y director de Radio Canarias. ...

Sobre este blog de Economía

Canarias es sinónimo de turismo y es precisamente esta industria la que directa o indirectamente sostiene y nutre a todo el tejido empresarial del Archipiélago Canario. Todo está vinculado, de una u otra manera con el turismo, hasta lo más insospechado.


Archivo

  • 11
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La tasa que nos robará ingresos

    El turista es un individuo capaz de aceptar incluso de buen grado la imposición de una tasa siempre que ésta esté justificada. Se resiste a permitir que le arruinen unas vacaciones por las que ha trabajado 11 meses y por ello lo acepta y punto. Muchos conocen las tasas existentes a la hora de acceder a ciertos parajes naturales, esas sí son en su mayoría ecotasas, porque su fin es regular y minimizar el impacto humano en su contacto con el medio, bien vigilando esta interacción turista - naturaleza o bien reponiendo o reparando la acción y el desgaste producido por el visitante. Este pago tiene dos efectos para el turista: uno, la exclusividad, esto es, solo aquel que paga disfruta del entorno específico. Dos, la satisfacción de conciencia, o sea, el turista desgasta, contamina o "destroza" y la administración o el ente correspondiente repone o recompone. Ese es el acuerdo. 

    Otra situación bien diferente es cuando el gobierno o ciertas administraciones ven en el turismo una fuente inagotable de recursos y de financiación. El objetivo no es reponer, renovar, reinvertir o mejorar el sector o la industria turística, sino que el objetivo es puramente recaudatorio. Lo que se consigue con esta medida es una simple redistribución del gasto turístico. El visitante no va a llegar al destino vacacional con dinero adicional. Sobre lo que gasta ahora no le vamos a poder cargar tasas adicionales, más IGIC, subida de precios, etc. Eso no nos lo va a permitir. Lo que notaremos es menos gasto turístico, porque a ese presupuesto vacacional, a lo que el turista llama su "budget", deberemos descontar previamente todo lo que la Administración le "imponga", por eso se le ha llamado impuesto.

    El gasto forzoso será el legislado, el impuesto (de imponer), el consumo o gasto voluntario se realizará con el dinero que le reste al turista, porque su budget no será muy diferente. Esto significará que, por las mismas vacaciones llegará menos gasto turístico al empresario y más a las arcas públicas. Bajará el consumo en bares, restaurantes y ocio y es probable que el demonizado y perseguido Todo Incluido (all-inclusive) se convierta en la fórmula mágica que salve a Canarias de que el número de turistas descienda. Todo pagado en origen, minimizando el gasto y el consumo en destino. El desconcierto, el desconocimiento y la inseguridad que genera esta nueva situación repleta de cargas y costes adicionales para el turista invitará a muchos de ellos a asegurarse un gasto máximo en destino y esto sólo lo consigue el All Inclusive.

    En Bungalow 103 hablamos el jueves pasado de elasticidad de la demanda, y de la necesidad de crear una oferta única, tanto alojativa como complementaria, para evitar que el turista se acuartele en su hotel y conseguir que salga de su fortaleza vacacional. Pero Canarias hoy, o por lo menos aún, no es única e insustituible y hay muchos destinos deseando que propiciemos una subida del coste del viaje para que nuestros clientes, aquellos que "robamos" con la primavera árabe y con los males de otros destinos turísticos, vuelvan a visitarles, no porque ellos sean más baratos, sino porque nosotros nos hacemos más caros.

    Redifusión: El programa de Bungalow 103 puede escucharse en redifusión los martes a las 13 horas en Radio Canarias.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook