Blog 
Bungalow 103
RSS - Blog de Ignacio Moll

El autor

Blog Bungalow 103 - Ignacio Moll

Ignacio Moll

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria. Es subdirector general de Editorial Prensa Ibérica en Canarias, responsable del área comercial y de marketing, y director de Radio Canarias. ...

Sobre este blog de Economía

Canarias es sinónimo de turismo y es precisamente esta industria la que directa o indirectamente sostiene y nutre a todo el tejido empresarial del Archipiélago Canario. Todo está vinculado, de una u otra manera con el turismo, hasta lo más insospechado.


Archivo

  • 14
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pisos urbanos de uso turístico

    Desde hace ya algunos años la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria intenta aumentar su capacidad hotelera. Y digo hotelera porque la gran mayoría de apartamentos, que una vez se ofertaron a turistas y visitantes, durante aquellos años dorados en los que en esta ciudad se inventaba el turismo, han ido dejando de existir como tales a lo largo de las últimas décadas.

    Los apartamentos de la capital grancanaria dejaron de ser elegidos por los turistas desde que se comenzó a ofrecer esta misma modalidad alojativa en lugares con mejor clima, concretamente en el sur. Así sucedió en Las Palmas de Gran Canaria, al igual que en el Puerto de la Cruz, en Tenerife. El Sur simplemente ofrecía el mismo producto con mejor clima.

    Hoy en día vuelve a brotar en todas las ciudades europeas la demanda de apartamentos o "pisos de uso turístico", como se han denominado en ciudades como Barcelona. En un mundo global en el que el turista es cada vez más independiente, está más y mejor informado y es más intrépido que hace años, cada vez se valora más este tipo de alojamiento urbano. Es por ello que muchas ciudades ya se han preparado y están captando este segmento turístico casi desconocido.

    No se trata solo de poner en valor vacacional viviendas de ciertas características (p. ej. situadas en el casco histórico o cercanas a la playa), sino de motivar la llegada de turistas a las ciudades. Esto a su vez conlleva un impacto económico importante para las urbes. En el caso de Barcelona y según Apartur, la patronal de pisos turísticos, los 2.500 pisos de la ciudad destinados a esta actividad, de los cuales 600 están ubicados en su casco antiguo, generan más de 120 millones de euros. No debemos olvidar las empresas que se crean directamente a partir de esta actividad turística: empresas de gestión y mantenimiento, lavanderías, etc., ni tampoco el aumento del gasto y consumo turístico que supone en las ciudades (restaurantes, supermercados, tiendas, etc.).

    Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife (algunas capitales de otras islas también) ya cuentan con una creciente oferta de pisos para uso turístico en los que las estancias mínimas oscilan entre dos y seis días. Internet se ha encargado de poner, como en tantas otras ciudades, todos los medios para su comercialización y el mercado está regulando de forma natural, a través de la elección del turista, la sostenibilidad de este negocio, la calidad de la oferta, su ubicación y el servicio que se ofrece. Además los dueños de estos inmuebles vuelven, tal como sucedió en el comienzo de la andadura turística de Canarias con las comunidades de propietarios turísticos, a tener una pequeña participación en la gran tarta del negocio turístico. Ahora lo más sensato es aprender de los aciertos y de los errores de otras ciudades que ya tienen, para este producto y tras años de experiencia, normativas concretas elaboradas y en vigor, por ejemplo el "Plan de Usos" de Barcelona.

    Las ciudades canarias desean crecer en capacidad alojativa para turistas y esta podría ser una solución a corto plazo que generara grandes beneficios, además de una puesta en valor de muchas viviendas, cercanas a las playas de las ciudades o en los cascos históricos y barrios de interés.

    Normalizar este producto alojativo, promocionarlo y, sobre todo, articular una oferta de cultura, ocio, restauración y compras, unido a campañas de concienciación ciudadana para volver a recuperar la amabilidad y cercanía respecto del turista, podría hacer de nuestras capitales destinos turísticos urbanos que atrajeran a esos turistas que actualmente visitan de forma masiva otras poblaciones europeas. Además es importante resaltar que el perfil de estos turistas de ciudad o city breakers es, por lo general, diferente del de el turista de sol y playa.

    Reglar los pisos de uso turístico, promocionarlos y hacer de nuestras ciudades grandes parques temáticos urbanos, ensamblando y coordinando las "atracciones" ya existentes, puede ser un eslabón importante dentro de los proyectos de recuperación económica de las ciudades.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook