Blog 
Causas perdidas
RSS - Blog de M. Vallés

El autor

Blog Causas perdidas - M. Vallés

M. Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Nacional

Una cuenta atrás hacia las elecciones más importantes (y previsibles) de la democracia reciente.


Archivo

  • 15
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La sombra del tongo es achatada

    Tras la elección de Obama, la revista satírica The Onion tituló “Dan a un negro el peor trabajo del país”. El ministro del Interior encarcelaría a la publicación por “indeseable”, pero Elena Valenciano se encomendó en su intervención inicial a este “negro con el trabajo menos deseable, porque tendrá que limpiar la basura que otros han dejado”. Tanto la número dos del PSOE como Arias Cañete huyen a Europa de la basura que sus propios partidos han sembrado en España.

    La primera réplica de Arias Cañete invocando a “los hijos” demostró que no se trataba de un debate “consensuado entre los dos partidos”, en el eufemismo de la presentadora, sino de un rosario de pláticas inofensivas “al servicio de los dos partidos”. A diferencia del presidente estadounidense, el exministro de Agricultura y Valenciano han ganado el mejor trabajo del mundo. Por qué tendrían que pelearse, en vísperas de un lustro de hibernación en los balnearios de Bruselas y Estrasburgo.

    La sombra del tongo es achatada, según demuestran dos candidatos planos, enviados a la prejubilación con un paracaídas de oro. Aun así, Cañete envió a unos cientos de españoles a la abstención, porque la audiencia del debate no daba para más, cuando canonizó a Rajoy. La neutral televisión del régimen había dispuesto una rotulación y escenografía en azul PP. Por contraste, el exministro anudaba corbata roja y Valenciano vestía en azules más acentuados. Ni siquiera se sonrojó al afirmar que “400 euros son fundamentales para los ciudadanos”, cuando se dispone a ganar treinta veces al mes esa cantidad, por participar en un foro cuyos idiomas no entiende.

    Valenciano fingía indignación, incitando a Cañete a desmarcarse de su facundia de sanbernardo. Al exministro solo le faltó lanzar un guiño cómplice a la monologuista del PSOE, para que amainara en su vendaval de apariencias. La diputada socialista respondió dejando que el flequillo se le desmayara sobre el ojo derecho en plan Veronica Lake. Desde allí denigró los “paraísos fiscales” frecuentados por los populares, en la única mención solapada a la corrupción. Se le olvidó añadir que el PSOE de Zapatero y Botín no adoptó una sola medida contra los refugios paradisiacos. Perdón, indultó al número dos del Santander.

    En lenguaje agropecuario y con permiso de Fernández Díaz, las elecciones le importan un pepino a Cañete, que se considera degradado y aburrido. Afrontó el debate con la pasividad de Messi, deambuló adormilado. El tono vibrante de Valenciano se diluía al observar que no podía hablar sin consultar sus notas. El espectador asistía a una lectura dramatizada entre dos personajes para quienes Aristóteles concibió su frase de que “piensan como vegetales”.

    Es demasiado fácil concluir que la audiencia hubiera preferido Cuéntame a esta parodia de Supervivientes. Cabe felicitar a RTVE por deletrear correctamente los nombres de los candidatos, algo que no consiguió con Juncker o Schulz. Sin embargo, ampararse bajo el tongo nuclear invita a la pereza analítica. Cabe concluir que el candidato del PP no ganó votantes, y la socialista no los perdió. Ahora bien, el Ente hablaba de “inmortalizarlos”. Ni Miguel Angel lograría esa gesta.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook