Blog 
Causas perdidas
RSS - Blog de M. Vallés

El autor

Blog Causas perdidas - M. Vallés

M. Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Nacional

Una cuenta atrás hacia las elecciones más importantes (y previsibles) de la democracia reciente.


Archivo

  • 03
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    POR?QUÉ ‘CAUSAS PERDIDAS’ (–413 HORAS)

    Para no ir a votar, es necesario que se celebren elecciones. Por tanto, insistiremos en esta porfía aunque la mayoría de ustedes se declaren asbtencionistas convencidos. Extraña campaña. Hay que escribir como si Rubalcaba pudiera ganar, o como si Rajoy mereciera hacerlo. El entusiasmo está prohibido, sobre todo a los ganadores. Y ahora convienen unas líneas para explicar la rúbrica de esta disección.


    Le preguntan al periodista Enric González por una definición preelectoral de Rubalcaba, y responde que es “una causa perdida”. Y sobre Rajoy, “una causa casi perdida”. Era inevitable refugiarse en las ‘Causas perdidas’, a las que corresponde añadir la inhibición orgullosa de los Indignados, los resquemores de dos de cada cinco votantes de la derecha, quev emitirán su sufragio por Rajoy pese a la nula confianza en su gestión. Y a los dos millones y medio de electores socialistas que no advierten ninguna diferencia entre la foto de Rajoy junto a Botín y la imagen de Zapatero junto a Botín. O dicho de otra forma, que preferirían votar directamente a Botín.


    ‘Causas perdidas’, aunque sólo sirvan para homenajear al periodismo decente de Enric González. Venció abrumadoramente a otras opciones, como ‘Que gane el peor’, ‘Cuenta hacia atrás’ o ‘Sin salida’. Se observará que tanto el elegido como el abanico de descartados podrían adoptarse para un blog sobre la crisis económica. El reloj marca las horas de indecisión que transcurrirán hasta el cierre de los colegios. La vida parece más larga si la medimos del revés.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook