Blog 
Causas perdidas
RSS - Blog de M. Vallés

El autor

Blog Causas perdidas - M. Vallés

M. Vallés

Matías Vallés (Corea, 1958). Licenciado en Ciencias Químicas, con Premio Extraordinario. Profesor de Química-Física en la Universitat. Se formó periodísticamente vendiendo diarios en semáforos –frente a la Catedral–. Pese a sus primeras crónicas de baloncesto en ‘Diario de Mallorca’ (1983), se le pe...

Sobre este blog de Nacional

Una cuenta atrás hacia las elecciones más importantes (y previsibles) de la democracia reciente.


Archivo

  • 07
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    RUBALCABA GANA EL DEBATE Y NADA MÁS (–308 horas)

    Rubalcaba perderá las elecciones el 20-N pero, gracias a su intervención en el debate televisado, los españoles no podrán refugiarse en que no sabían exactamente qué o a quién estaban votando. El candidato socialista ganó el choque, en cumplimiento de los sondeos que todavía hoy lo sitúan por encima de su rival. Se trata de una victoria estéril, aunque habrá que agradecerle que haya mostrado la peor cara de un Rajoy que se limitó a leer sus intervenciones, hasta provocar algo parecido a la exasperación de la audiencia. Por lo visto, “Buenas noches” contiene una palabra de más para la capacidad retentiva del futuro presidente. Su recitado estaba repleto de obviedades como “crear empleo es importante” o “la política exterior es capital”. No emociona jamás, Rubalcaba lo logró en su intervención final.

    Rubalcaba se cargó el debate a la espalda. Desde el punto de vista de un candidato, erró posiblemente al fiscalizar con dureza el programa de su rival, o al enredarse en puntos tan concretos como la inevitable desaparición de las diputaciones, antes de que las extinga por decreto el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, no resulta tranquilizador el desconocimiento que Rajoy posee de sus propuestas electorales. La imagen de ignorancia empeoraba al contemplar la escasa emoción que le suscita su contenido.

    En cuanto a las agendas ocultas, puede repasarse el tono inquietante en que Rajoy pronuncia la palabra “homosexuales”. El candidato popular odia la controversia, y buscó la reconciliación con Rubalcaba en el tramo final. Vencerá pero, gracias al debate, convencerá un poco menos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook