Blog 
Como una brisa de esperanza
RSS - Blog de Luz de Esperanza Luz de Esperanza

El autor

Blog Como una brisa de esperanza - Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Quiero dedicar estas palabras a todo aquel que tiene a un familiar en la UVI. Sí, como a tí Carmen Delia, o a cualquiera de tus hermanos, o a tí Sonia, como a tantos otros que no conozco. ...

Sobre este blog de Sociedad

Quisiera ayudar a tantos que lo necesitan!!!!. Tanto internet, tanto movil, tanto blackberry. Pero nada. Sigue faltando comunícación. Comunicación humana, sincera, de corazón. Pienso que los verdaderos sentimientos no salen a la superficie de esos medios. Y lo verdadero, lo auténtico, y sincero, se ...


Archivo

  • 23
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Abrazos de letras del corazón

        ...dice que lo mejor para mí, y yo no sé qué será lo mejor, para mí. ¿Existe? ¿No lo tendré ya?

     

      Fíjate en mí. Observa. ¿Ves? ¿No notas como sale desde aquí, desde mi pecho, un hilo casi transparente? No todo el mundo me lo puede notar. Sí, tú si lo podrás ver...

       Sale desde mi corazón y se va perdiendo en la vista, alejándose en la distancia.

       Ocurrió un día en que dos almas se cruzaron. No sé expresar qué fue lo ocurrido. Algo tan extraño y fuera de lo común. Cuando dos almas sienten una cercanía tan difícil de creer, con tantas diferencias, pero que saben encontrar similitudes donde parecía no haberlas.

       Existe este hilo tan delgado, largo y fuerte, que los mantienen aún en la distancia, tan tan unidos, que no saben el por qué, ni como, pero se encuentran como abrazados.

       Cuando me deseas lo mejor, noto que me tiras del hilo, me sacas el corazón de mi cuerpo. Me quedo frío, temblando, noto que se me para, como ausente, me sacas el alma, y la llevas contigo.

       Cuando la cabeza me deja de girar, y la fuerza me vuelve, soy yo el que tira del fino hilo. Absorbo tu corazón, y con él tu alma. Dos corazones, el tuyo y el mío, se funden en mi pecho, se dilatan y llenan todo mi cuerpo. Como un fuego que me inunda, me ahoga, me hace estremecer. Es entonces cuando las penas huyen, se minimizan, desaparecen. Y en mí vuelve la alegría, la esperanza, la ilusión, y la enorme gratificación de saber que tengo desde mi corazón, un hilo fino dulce y fuerte, que está sujeto a un alma que le duele verme mal, y que en esos momentos que muestro flaqueza, quiere abrazarme. Y lo hace, me abraza, me alivia, me anima.

       No soy egoísta y ahora me lamento de ello, porque de no ser así, tiraría ahora mismo del tenso hilo. Fuerte, y más fuerte aún. Hasta arrastrar a mí su corazón, atarlo fuertemente al mío, y quedármelo para siempre. Pero no podría disfrutar plenamente de ese sueño, sabiendo que le quito a un alma, lo esencial de su existir. Me conformaré con al menos de vez en cuando, tirar un poquito, del fino hilo...        

     

                                                                  CONTINUARÁ...

       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook