Blog 
Como una brisa de esperanza
RSS - Blog de Luz de Esperanza Luz de Esperanza

El autor

Blog Como una brisa de esperanza - Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Quiero dedicar estas palabras a todo aquel que tiene a un familiar en la UVI. Sí, como a tí Carmen Delia, o a cualquiera de tus hermanos, o a tí Sonia, como a tantos otros que no conozco. ...

Sobre este blog de Sociedad

Quisiera ayudar a tantos que lo necesitan!!!!. Tanto internet, tanto movil, tanto blackberry. Pero nada. Sigue faltando comunícación. Comunicación humana, sincera, de corazón. Pienso que los verdaderos sentimientos no salen a la superficie de esos medios. Y lo verdadero, lo auténtico, y sincero, se ...


Archivo

  • 19
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Caer del árbol. No.

        Pasan los días, y así las semanas dan paso a los meses.

       ¡Cómo pasa el tiempo!

       Ya quisiera yo parar el tiempo, para así saborear más estos momentos. Casi no concibo otro momento, otro espacio, otros sentimientos. Otros que no sean los presentes, que aunque disfruto de ellos, temo mirar el reloj, mucho menos el calendario.

       Cuando todo pase, no sé como quedará todo, como me quedaré.

    Seré como una hoja que se desprende de un árbol y cae empujada por el viento. Que se desliza suavemente, como acariciando la brisa que la hace mover.

       No quiere caer, pero la gravedad le empuja, para que finalmente descanse en el frío suelo de la dura realidad.

       Soy ahora hoja de un árbol. Árbol que tiene sus raíces en las profundidades de la tierra, para así alimentarse de lo más delicioso de la vida. Cuando caiga yo, hoja de la rama que me sujetaba a esa vida, ya nada será igual.

       No quiero caer en el suelo.

       No quiero ser pisoteado por cualquiera.

       Y mucho menos, no quiero que se me recuerde como un sueño que fue, y que ya no es.

       De cualquiera de las maneras, no espere que esto quede en solo un dulce sueño, o en una fantasía que un día ocurrió. En mí queda la esencia de lo que existió y de lo que siempre seguirá existiendo.

       No he robado nada a nadie, quizás sea yo al que me han robado. Me quieren quitar mis sueños, mis momentos de amplia libertad. Que no me corten mis alas, que ya sin ellas, no podré vivir.

       Ya se me hace tarde, y me da la sensación de no haber aprovechado al máximo los momentos dulces. Quedan días, pero no lo quiero ni pensar.

       Aun cuando llegue ese momento,... yo siempre estaré agarrado a ese árbol.

       Árbol que has crecido a mis espaldas, y que sin ti no seré el mismo, en el fondo en el fondo, por favor, nunca me olvides.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook