Blog 
Como una brisa de esperanza
RSS - Blog de Luz de Esperanza Luz de Esperanza

El autor

Blog Como una brisa de esperanza - Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Quiero dedicar estas palabras a todo aquel que tiene a un familiar en la UVI. Sí, como a tí Carmen Delia, o a cualquiera de tus hermanos, o a tí Sonia, como a tantos otros que no conozco. ...

Sobre este blog de Sociedad

Quisiera ayudar a tantos que lo necesitan!!!!. Tanto internet, tanto movil, tanto blackberry. Pero nada. Sigue faltando comunícación. Comunicación humana, sincera, de corazón. Pienso que los verdaderos sentimientos no salen a la superficie de esos medios. Y lo verdadero, lo auténtico, y sincero, se ...


Archivo

  • 26
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DULCES GOTAS

        Y aquí estoy yo de nuevo. Ayer sentí, cuando estaba bajo el sol, en la playa, que caía en mi frente, desde allá arriba, desde el cielo, como una gota de agua, una gota de esperanza.

       Quemando en mi piel, llegó viajando desde una estrella azul que no se percibía en el firmamento.

        Me hizo despertar un nuevo sentimiento, y este me obligó entregarme a él. No temí por él, sólo lo acepté.

        Como quemando en mi piel, y a la vez, despertando en mí fuerza y aliento. Inspirando energía renovada para seguir llenando de ilusión mi vida, mi destino, mis días.

        La gota de esperanza se deslizaba en mi frente y caía sobre mi ceja. Se coló entre sus pelos y cayó en mi párpado. Lo acarició levemente y se pudo colar dentro del ojo.

        Me escoció dentro de él y originó una lágrima que no pudo evitar salir. Así demostraba el sentimiento tan profundo que causaba en mi ser.

       La lágrima, una gota transparente, sencilla y humilde, brotó, y quiso recorrer mi mejilla. Sentí su fría existencia mientras llegaba a mis labios.

        No pude evitar que se introdujera en mi boca. Fue cuando se mezcló con mi saliva, cuando comprobé el gusto agrio de lo extraordinario en la vida cotidiana de un ser como yo.

        Vaya que sentimiento, que experiencia, que ilusión. Ya me gustaría a mí detener ahora el tiempo, cerrar los ojos, y notar la presencia húmeda de esa estrella. Llena de gotitas de esperanza, de finas y delgadas lágrimas de ilusiones, de sueños.

       Solo le digo a Dios, que aquí estoy yo, con el corazón abierto, deseando que me lo llene así, con dulces gotas. Que me dé ganas de volar, de seguir volando por un mundo de colores, de alegrías, de ilusión.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook