Blog 
Como una brisa de esperanza
RSS - Blog de Luz de Esperanza Luz de Esperanza

El autor

Blog Como una brisa de esperanza - Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Luz de Esperanza Luz de Esperanza

Quiero dedicar estas palabras a todo aquel que tiene a un familiar en la UVI. Sí, como a tí Carmen Delia, o a cualquiera de tus hermanos, o a tí Sonia, como a tantos otros que no conozco. ...

Sobre este blog de Sociedad

Quisiera ayudar a tantos que lo necesitan!!!!. Tanto internet, tanto movil, tanto blackberry. Pero nada. Sigue faltando comunícación. Comunicación humana, sincera, de corazón. Pienso que los verdaderos sentimientos no salen a la superficie de esos medios. Y lo verdadero, lo auténtico, y sincero, se ...


Archivo

  • 25
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Luz que me ilumina en ocasiones

         Recuerdo aquel trozo de madera. Pequeño y delgado, con ese extremo oscuro, que al frotarlo por aquella superficie tan áspera, hizo brotar una pequeña llama de fuego incandescente.

       Lo acerqué al cordoncito que sobresalía de aquella vela. Allí comenzó entonces la luz. Brotó la gran llama que tanto me sorprendió.

       Mis ojos se abobaron frente a tal grandeza. Esa luz que entró por mis pupilas y las hicieron tan pequeñas. Mis poros sintieron su calor, y mi alma se tranquilizó por su presencia. Era cálida y entrañable. Me hizo sentir importante y seguro, porque con su presencia, hizo todo tan especial.

       Vino algo de brisa en un momento, e hizo desvanecer dicha llama. Ya no es tan azul mi cielo, ni tiene tantos colores mi mundo.

       En la oscuridad de mi noche, no está a la vista la luna, y en el día, el sol parece no encontrarse.

       Es cuando no oigo el gemir de las olas del mar. Como cuando voy por la calle caminando entre la multitud, y no veo a nadie.

       Como cuando me llaman algunos, y no oigo a ninguno.

       Añoro la luz de esa vela que aún siendo tan pequeña, alumbraba tanto dentro de mí.

       Espero y confío que pronto venga otra vez hacia mí, porque en mi espera, solo pienso en la llegada de ese momento una vez más, aun a sabiendas, que cuando la tengo no vivo, y sin ella, aún menos lo hago.

       Que me llamen egoísta si quieren, me da todo igual, pero quiero una vez más disfrutar de aquella luz que tanto bien me hizo, aunque solo sea por un ratito. No me importa. Será como mi minuto de gloria y placer. Todo lo demás, ya casi no es nada, al menos, durante ese minuto.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook