Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 14
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    15 ALUMNOS QUE QUIEREN SER COCINEROS

     

     

     

    Por primera vez en muchos años, ante uno de los cursos que organiza el Sef (servio reempleo y formación) y se imparten en las instalaciones del CFIE de Murcia, me encuentro, mayoritariamente, con alumnos no demasiado “jóvenes”, si entendemos por juventud ese espacio que va de los 18 a los 16 años.

    A primera vista se me ocurre pensar que con gente que ya ha recorrido una parcela de su vida en algunos otros menesteres y deciden formarse, de nuevas, durante siete meses, seis horas días, excepto sábados y domingo, y luego un mes más de prácticas laborales, deben de tener muy claro lo que quieren hacer. Y el porqué lo hacen. Y eso puede ser un punto de inicio con un empuje bastante alentador. Si se tiene claro el interés por la materia se tratará de que puedan empaparse de las técnicas básicas para desarrollar, poco a poco, un trabajo bastante regularizado.

    Las primeras semanas son bastante cruciales, pues como resulta imposible entrar en la cocina hasta que no hemos recibido todo el material, pasamos las horas en el aula. Y si no se hacen amenas esas seis horas diarias, los espíritus, las cabezas, y los sueños, aparecen, se instalan, y el desánimo puede acampar entre los recién llegados.

    Por ello vamos a trabajar durante algunos días en el desarrollo olfativo, a través de un abecedario de los aromas que elaboró la casa Sosa, y que resulta un material altamente recomendable para el trabajo en cocina o pastelería, con el fin de armonizar los elementos olfativos que pueden componer un plato. Pero que nosotros vamos a utilizar para descubrir, poner en marcha, y darnos cuenta del valor, casi olvidado, de la parte nasal. Hay que estimular todos los sentidos. Por ahora comenzamos removiendo narices.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook