Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 01
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    53h 35´ 03´´

     

     

     

    La obligación de los creadores es tratar de marcar otros rumbos posibles. Soñar nuevas maneras de preparar sus argumentos para dejar hechos que nos dejen perplejos, si hay suerte de que confluyan las mejores de sus apreciaciones.

    En el mundo del vino cada vez se afinan más las maneras en el cultivo, el tratamiento de la uva, las crianzas, los envases. Incluso en la producciones.
    Wine&song vol 1, es el sueño de algunos enamorados. Como todo sueño toca el momento de despertarse, y éste despertar consiste en presentar en sociedad su trabajo.

    Si en un país como Francia el concepto del negociante de vino es un término asentado, en este país apenas tiene un par de cabezas visibles. Tal vez porque a la palabra negociante le damos un carácter no demasiado positivo, cuando en realidad se trata de quien sabe, en primicia, saber si los vinos tendrán desarrollos futuros primorosos y pueden convertirse en un buen hito.

    La música se ha utilizado en este caso, con las melodías seleccionadas por Lara López, con domador y repulidor del coupage de diversas uvas. Buenas selecciones de uvas, hechas vino, que mezcladas con gustos personales, dan como resultado un vino de notable nivel, que en unos meses más, de afinada botella, darán la primera quimera enológica que enlaza vino y canción.

    Los creadores tienen eso, que se permiten crear vías nunca antes transitadas. Hasta ahora el vino estaba en su medio defensivo y desarrollador del ensamblaje, ahora comienza su ruta por las copas y los paladares, y será, como siempre, el público quien decidirá si este sistema único tiene sentido. Pero a mí, soñador y amante del mar color de vino, me parece otra oportunidad más para disfrutar del ingenio del ser humano. Esta vez de la mano de la música y del tiempo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook