Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 30
    Marzo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CARTA MUY ABIERTA PARA EL CRITICO NO LEE

    <!--[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4 <![endif]--><!--[if gte mso 9]> <![endif]--><!--[if !mso]> st1\:*{behavior:url(#ieooui) } <![endif]--><!--[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} <![endif]-->

     

     

    Señor crítico que no da nombre pero comete falsedades al escribir:

     

    En su texto del día 25 de marzo en el periódico LA OPINION DE MURICA insinúa que estoy retirado. Nada más lejos de la verdad. En estos momentos doy clases, cursos para diversas entidades, escribo, publico y cocino en diversos lugares. Ninguno de los  restaurantes por los que he pasado en esta ciudad ha sido mío en su totalidad,  siempre he estado en sociedad con otras personas, y siempre en minoría, así que las decisiones de cerrar, como en el caso de Trapería 30, no me corresponden únicamente a mí (tienen eso las sociedades).

     

    Si usted se hubiera molestado en leer con atención el texto escrito  a la cocinera López  (http://comunidades.laopiniondemurcia.es/15273/blog/931/) digo, en primera línea, que sin ir, hablaré únicamente de los textos que ella entregó. Hay que leer bien, no ser mal intencionado, como parecen sus comentarios.

     

    No hago ninguna reseña de su presentación, sino de los textos que entregó. Sobre las posibles  incongruencias que encontré, y que además sirvieron de debate con el grupo de alumnos con el que trabajo todas las mañanas, por plantear un problema muy real que podría afectarles en su vida profesional como cocineros. ¿Acaso para poder hablar de un libro debemos de estar junto a su autor mientras lo escribe? La investigación es fruto de la reflexión y por ello suele practicarse en soledad para poder, más tarde y si se quiere, compartirla

     

    No entiendo de reglas tácitas, ¿dónde están escritas? A lo largo de cuatro comentarios publicados en mi blogs y en el periódico La Opinión, donde casualmente usted también escribe, he seguido las presentaciones que hasta ahora ha realizado el colectivo AMURECO, y creo que mis análisis pueden no ser de su agrado, pero me he dedicado a señalar  problemas técnicos, de los que parece usted encontrarse bastante lejos, al no ser un profesional de este sector, y parece usted concentrarse en leer mal esos textos o ni si quiera hacerlo, (¿recuerda cuando en la tercera sesión pidió que se quitara el ácido de una croqueta que tenía como elemento principal un tomate escabechado?).

     

    La señora López viene a las clases que dirijo porque me parece más que interesante que quiera ella aclarar ciertas divergencias que encontré en sus textos. Es de agradecer su generosidad, y debería usted de recalcar mi libertad de miras. Pero se queda en la lectura estrecha, apriorística y torpe. ¿Ha leído el resto de mis comentarios de su visita a nuestra clase?

     

    Parece que le resulta ofensivo o distante que a la señora López, que hasta el día que vino a nuestro curso no tenía el gusto de conocer, la llame por su apellido. ¿Cómo llama usted de forma coloquial a  los cocineros Ferrán Adriá ó Juan Mari Arzak, Ferrán o Juan Mari, o sencillamente Adriá o Arzak?. No creo que haya que equivocarse con la piel y el plátano, uno está para cubrir y proteger el fruto, el otro para ser degustado.

     

    Ofensivo podría parecer el querer interrumpir cualquier acto con anécdotas personales, pero puedo entender que es su manera de relacionarse con el mundo, aunque resulte curioso o peculiar. Pero cada uno, volvemos a lo mismo, expone sus conocimientos como cree que debe de hacerlo.

     

    Le recuerdo que estuvimos sentados junto el jueves 24 en un acto, y no me hizo ningún comentario de sus palabras que aparecerían escritas al día siguiente. No es que tuviera ninguna obligación, pero en el sentido del buen hacer comentar estas cosas engrandece a quien va por delante con sus posiciones.

     

    Para terminar le diré que en mis opiniones sobre otros cocineros trato de hablar sobre hechos técnicos, o en cualquier caso ideológicos en relación con su cocina o  con sus propuestas expuestas públicamente, jamás entro en la mención de hechos personales, creo que eso es muy diverso a lo que usted trata de hacer, centrarse en hechos personales y no centrarse en discutir, si es que quiere hacerlo, en lo que son en realidad motivos divergentes. A pocos sitios interesantes podremos llegar tomando el camino de lo ajeno a la conversación, ¿o tal vez usted no trate de discutir, sino sencillamente busca la ofensa por la ofensa, mal leyendo de una manera oblicua, parcializada y no ciñéndose a la realidad?

     

    Todos nos sorprendemos por lo que queremos. Yo de sus palabras en absoluto.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook