Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 19
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DENTRO Y FUERA


     

     

    El hecho del turismo tiene implicaciones casi de pensamiento estratégico. Que lo definiría como dentro y fuera. En el caso de Venecia, es sencillo apreciar ésta posibilidad. La ciudad ofrece casi un río explícito que dejándote llevar te ofrece su cara más pública. Pero si uno desea darse cuenta de otras realidades necesita, no sólo tiempo, sino tener claro sus necesidades, y por lo general, en espacios tan cargados de historia y vivencias, contar con ayuda interna.

    ¿Sabe usted que hay un pasadizo entre dos calles donde en un punto determinado se paró la peste en 1573,  que casualmente en ese mismo punto se detuvo cierta invasión?

    ¿Sabe usted, amigo lector, que para poder visitar el enfrente de la ciudad desde el punto más alto, una singular nave le lleva sin coste alguno hasta las excelentes instalaciones de un hotel de lujo y desde allí dispone de una increíble vista de la ciudad de techos rojos y más de 156 campanarios?

    Estos son minucias comparados con el espíritu de fiesta de barrio que pude vivir en el inicio de las fiestas de San Antonio, mientras sobre la mesa que habíamos podido coger dejábamos excelente cocina popular realizada por “madres” cocineras: Bigoli en salsa, gnochetis con funghi, pasticcio de pescado, fritura  mista, parmigiana de melanzane. Ahora sí, hemos comprendido con cierta edad que en estos lugares el vino popular no pasa de corriente.

    Dentro, en casas, palacios, iglesias y museos, hay una vida absolutamente diversa a la ofrecida para el turista, donde tiene que sufrir severas advertencias monetarias por descansar al bies de una plaza.

    Dentro es regalarse en el tiempo desde la ventana, en un lugar, desde el que disfrutar los horizontes de la ciudad y sus tejados rojos. Y dejar que mareas humanas se miren en el cristal de las tiendas de este parque de atracciones que hoy por hoy es Venecia.

    Estos días he preferido sentirme como siempre me he sentido aquí, de casa, y dejar el arrebato para regalarme la mirada.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook