Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 06
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DUDAS REALES

     

     

     

    Para poder preparar una sesión de sushis con mis alumnos entrego algunas piezas de pescado para proceder a su limpieza a algunos de ellos. Pero aún encontrándonos en los últimos días de curso, y esperando que los ejercicios repetidos una y otra vez se cumplan con la rigurosidad y la eficacia prevista, los resultados son absolutamente desastrosos. Y las dudas sobre lo puesto en marcha a lo largo de tantas queda en el aire, sobre mi cabeza, como una espada de Damocles, dejándome absolutamente desconcertado.

    ¿Cómo es posible, me digo, que alumnos que han desespinado múltiples piezas a lo largo de estos meses, hayan cometido este trabajo tan mal concluido, que en cualquier establecimiento supondría una catástrofe y un enfado serio por parte del empresario y del jefe de cocina?

    Porque lo grave es que ni si quiera, en las primeras veces que habían empezado a trabajar con pescados se había llegado hasta este extremo. Y me da la sensación de que ha sido el exceso de confianza. De que han dejado de trabajar casi durante un mes y medio y no han seguido practicando en su tiempo de vacaciones, y no se han concentrado como deberían en una situación como la presentada hoy.

    En el trabajo en cocina no hay más certeza que la que se practica, porque algunos ejercicios que deberían estar bien sabidos, pueden transformarse a error si no prevemos todas las posibilidades.

    ¿Quiere esto decir que estos alumnos no han asimilado lo estudiado durante los meses anteriores?. Quiero pensar que estos alumnos, que además eran buenos alumnos, se han dejado llevar por una seguridad que no tenían, pero que creían tener. Y la cocina no perdona errores, porque estos se hacen muy evidentes.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook