Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 10
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL AULA DE CULTURA GASTRONOMICA COMIENZA A ANDAR

     

     

     

    Reconozco que cada mañana que mis pasos me dirigen hasta el Mercado de Verónicas para asistir a las sesiones del Aula de Cultura Gastronómica, un temor primitivo de vacío bulle en mi interior. “¿Y si esta mañana no viene nadie” me pregunto ante una cata de aceite en un miércoles de marzo. Pero después de la experiencia de las primeras sesiones, donde el lleno ha sido rotundo, siempre acabo pensando que alguien pasará por allí.

    Pero las sesiones se llenan, y a la cata de aceite le sigue una de vinos, y así se llega, nuevamente al fin de semana.

    La imagen que me queda es la de esas mujeres, o hombres, que se sientan y sacan sus libretas, hacen sus preguntas, y se van con cara satisfecha después de sesiones de hora y media. Si esto se mantiene, porque no me atrevo a pensar que vaya creciendo, aunque es mi deseo final, el número de personas que pasan por el aula puede ser espectacular. Pero sobre todo porque estas personas que cocinan a diario, hacen el esfuerzo de salir de sus casas y quedarse, una hora y media más, en horario de mañana, en un espacio que apenas ha nacido y que su única finalidad es la de mostrar otras partes de la gastronomía, para hacerla más cercana, para perderle el miedo, para convertirla en algo cotidiano.

    Cada vez que abrimos y cerramos el aula un dos suspiros aparecen. Uno porque no sabemos cada día lo que sucederá. El segundo, cuando bajan las persianas mecánicas, por la satisfacción de ver que no estábamos tan equivocados. Y me sonrío al recordar una conversación con mi amigo Fernando, que su hermana le dice Rafael Amargo, que vaticinaba el poco éxito de ésta operación. Y por ahora, por ahora, se equivoca. Que dure mucho tiempo su error.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook