Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 16
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL CURSO DE COCINA DEL 2011 DEL CFIE

     

     

     

    Han transcurrido 730 horas de clase. Teóricas, delante del ordenador, en la cocina, dando servicios dentro y fuera de las instalaciones del centro, visitando ferias, mercados, etc Y ahora los alumnos se enfrentan a unas prácticas reales, en cocinas que muestran su quehacer cara al público, y no hay mucha vuelta atrás. Los que durante estos meses más han aprovechado las horas seguirán por esos mundos que las cocinan dan. Unos partirán hacia Barcelona, otros marchan a estar unos meses en otro local de Cuenca, y los hay que probaran con encontrar trabajo por nuestra tierra. Y hay quien recordará estos meses como una tiempo perdido, que de todo tiene que haber. Pero al remirar los trabajos hechos, les menús realizados, las fotografías que corroboran sus esfuerzos, tengo que reconocer que han trabajo mucho. Y en algunas ocasiones hasta bien.

    Este ha sido un curso complicado, difícil, donde el propio grupo no ha llegado a homogeneizarse y ser solidario. Y eso ha pesado, lastrado incluso, en la emoción que ha lanzado. Difusa, controvertida, nada armónica.
    La cocina debe ser un trabajo muy grupal, ya sea la enseñanza, como la profesional. Y si ese espíritu no llega a reinar suele haber más trompicones de los necesarios. Y eso siempre es culpa del dirigente, del chef, o en este caso del profesor. Ahora tengo un tiempo para repensar esos errores y variar las estrategias caras al nuevo curso que debe de comenzar el 7 de noviembre. Aunque me queda la satisfacción de que ellos mismos, en su último trabajo, manifestaran lo que simbolizaba la cocina para cada uno. Y eso es lo sorprendente. Que cada uno lo ha demostrado como si de una radiografía se tratara.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook