Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 02
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    GUISANTES

     

     

     

    La estacionalidad es una de las cualidades que mayormente deberíamos respetar de los productos. Su tiempo justo. Su equilibrado espacio pletórico de vida. Por ello hoy, al comenzar mi paseo matutino, he visto en una de las los tiendas de verduras que hay cerca de casa, unas hermosísimas cajas de vainas de guisantes. Y he pensado que siendo los primeros de la temporada, a 5€ el kilo, se podían prestar para múltiples preparaciones.

    Pisum sativo, que recuerda en algo ese Pisselli italiano con el que los venecianos gustan hacer juegos de palabras, o ese Pésol, que dicen en la huerta murciana. Los de aquí no llegan a tener el valor económico de esos que llaman de lágrima, y que vienen del País Vasco, o de la zona del Maresme. Aquí han sido famosos los Negreses, dulces y de incomparable sabor clorofílico. Pero han sido base de menestras, o buscando el acompañamiento de piezas con cierta nota de sal y potencia sápida, como el jamón.

    Pero de la misma manera que algunas  de esas verduras que tienen su vaina, y que comemos básicamente su interior, como en el caso de  las habas, hay que pensar que esas vainas pueden ser utilizadas. Si las vainas del haba, una vez guisadas, se nos presentan como una sorprendente verdura que puede servirnos para acompañar sopas o salteados, las vainas del guisante nos pueden servir para dar más sabor a nuestros caldos o cremas invernales. Aportando no solo color, sino sabor e intensidad que ayudan a ligar mejor los caldos que realizamos. Tirabeques, guisantes, habas. El invierno en todo su esplendor con notas verdes de viva clorofila.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook