Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 22
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HOME BURGUER. MADRID.


     

     

    Parece absolutamente evidenciado que estamos buscando, para momentos muy concretos, otros tipos de locales. Y ante la demanda, claro, surgen nuevas maneras de entender la gastronomía.

    Locales con aires retro que ofrecen productos tan populares como la hamburguesa con ese plus de calidad de todos deseamos, desde panes ecológicos, variedades de quesos sobre las piezas o carnes más cuidadas y puntos de cocción ajustados.

    Pero ante toda esa posibilidad de precios aparentemente contenidos, nos encontramos con que ni el servicio, ni los ambientes, ni el servicio de bebidas, sea todo lo correcto de que debería ser, para los precios que vienen cobrando.

    Home Burguer ofrece platos que van desde los 7.75, una ensalada de peras y recula, hasta los 13,50 de una hamburguesa “gourmet” con queso parmesano, tomates secos y recula. Que  acompañen los platos con una mini ensalada de col, y patatas fritas bastante corrientes y nada respetuosas con la tradición hispana, no hace, por buenas que puedan estar las hamburguesas de unos 150 g unidad, que pensemos que los precios con “muy” económicos. Cosa muy diversa que nos habituemos a comer un solo plato y éste sea más que correcto.

    Un sándwich de verduritas, aguacate, calabacín, tomate y queso de cabra 11,50€ me parece, por bueno que estuviera, un precio algo disparatado. Y eso que agradezco que el pan sea ecológico, o las patatas o la sempiterna ensalada de col. Pero estamos habando de casi 2.000 de las antiguas pesetas, por un paltito donde no hay más elaboración ni trabajo que el montaje del “bocadillo”. Y si a eso añadimos un ambiente donde los camareros se ven sobrepasados por la gente, no prestan la atención necesaria a las mesas, la conclusión, más que positiva, me parece bastante negativa. Lo económico, o lo aparente económico, no siempre es sinónimo de calidad.

    Desgraciadamente, con la tremenda crisis que vive el sector, pensamos que lo económico es la realidad que debe de gobernar. Pero hay quien mira únicamente el lado del precio, olvidándose de que el servicio, el ambiente, el bienestar del cliente, es quien marcará la medida de su establecimiento. Puede ser que para Madrid, el pagar 14/15€ por un producto de estas características, se considere una buena opción. pero el mundo tiene otros puntos de vista. Y Home Burguer, que podría estar muy bien si cuidara determinados detalles, se convierte en otra generalidad más. Abusiva. por muy modernos que sean sus camareros, muy ecológica sus papeles de mantelería y alguna de sus propuestas, pero su espacio es ruidosísimo, la atención, aunque sonriente, para pelearla, y el resultado un tanto sorprendente.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook