Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 04
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HORNO MORUNO. RESTAURANTE CLANDESTINO

     


     

    Tal vez el grupo que compone la Asociación Horno Moruno (650775745) no diga nunca que son un “restaurante clandestino”, pero visto de fuera, me parece que están más cerca de ésta categoría que de otra.

    Instalados en la huerta murciana que tiene sus días contados, la nave y patios que contienen las instalaciones de éste curioso local, dan sensación de rudimentarias pero de sincera elegancia, con hermosa obra en sus paredes. Pero no nos dejemos engañar por las apariencias, pues un restaurante hay que valorarlo más por sus platos que por sus decoraciones. Y los platos que sirven en éste espacio llamado a disfrutarlo en verano, en las noches estivales, o en los días de primavera, están muy bien elaborados.

    Gamba blanca y cigalas, hervidas. Con buen punto de cocción. Fritura de pescado, a la que solo habría que reprocharle que no esté hecha con harina de garbanzos, pero su punto, la limpieza del aceite, y la gustosidad y variedad de las piezas servidas muestran las buenas intenciones de quien se ocupa de la cocina.

    Como platos estrellas los arroces ocupan el firmamento. Un caldero que dejará a más de uno boquiabierto, por la calidad del grano, por la carga sápida de la ñora y por el equilibrio del conjunto. Junto  al arroz dos ensaladas, Unas alcachofas crudas que merecen mejor aceite y una ensalada murciana funcional.

    Los postres artesanales cumplen su función, aunque al ser los dos tartas, una de chocolate y otra de queso, nos deja con demasiada “galleta” en la boca, y merecería el cliente aventurero algo más fresco después de la contundencia de los platos fritos y de cereal. Pero estoy seguro que son apenas unos cambios que hay que hacer para que el ejercicio funcione a la perfección y que quien visite Horno Moruno se vaya con la sensación de que por 20€ no se podía haber comido mejor. En lo de beber hay que acercarse a las botellas etiquetadas. Esos Jumillas a granel son están demasiado oxidados como para acompañar justamente la magnífica comida que aquí se da. Búsquenlo. Llámenles. Disfruten de una huerta en extinción

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook