Blog 
De Grastronomía
RSS - Blog de Antonio Jesús  Gras

El autor

Blog De Grastronomía - Antonio Jesús  Gras

Antonio Jesús Gras

Cocinero y profesor de cocina. Antiguo pirata, con deseos de encontrar tiempo suficiente para poder escribir y leer todo lo que quisiera. Veneciano de adopción. Canario de orígen. Sueña con retirarse en la isla de El Hierro.

Sobre este blog de Gastronomía

Noticias, recetas, libros, acontecimientos, catas varias, vinos, comentarios personales sobre el bien y el mal de algunos aspectos de la gastronomía que me preocupan. Siempre desde un óptica muy mía. Sin pelos en la lengua.


Archivo

  • 01
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA CANTINA, EL DOMINÓ Y LOS 4 DERROTADOS

     

     

     

    Paco Ignacio Tabo II  escribió una novelita que resultó ser un novelón, tanto que hasta quisieron darle un premio en NY, y que durante años, como estaba descatalogada, la compraba allí donde la encontraba y se la regala a amigos que creía que valían la pena, aunque me equivocara algunas injustas veces. “Sombra de la sombra” entra tocando rancheras para quedarse en tu vida. Así de clarito se los digo. Quien conoce a los jugadores de dominó no querrá salir de la partida, y de vez en vez hasta echará de figurar de figurante.

    Pioquinto Manterola, periodista que huyó de Nueva York. El Licenciado Alberto Verdugo, abogado y demente. El poeta Valencia,  publicita a ratos libres de ripios desternillantes y  el chino Tomás Wong, que pese a haber nacido en Sinaloa gusta de hablar con la L y golpear militares con sus manos limpias, y que más adelante comprobaremos que renace a la vida como Iguana Amarilla, pero eso será más adelante.

    Un cuarteto que aparece en esta “Sombra de la Sombra” y nuevamente, como si se tratara de una obra de Dumas, 20 años después, en “Retornamos como sombras”.Porque los personajes que nos gustan deben de tener más rincones y páginas donde buscarlos, porque queremos saber de ellos, queremos pasar aventuras de ellos. Hasta hay veces que queremos ser ellos.

    La gastronomía, aquí, aparece en el ambiente. La cantina está presente más que como  dador de comida se convierte en dador de bebidas, y ¿acaso es que las bebidas no son parte de la gastronomía, por muy habanero que sea el ron?. Y de la cantina, como oficina, parten nuestros cuatro personajes para enredarnos en una jugosa trama donde el poder quiere desgajar la parte más petrolera del México, para que pase a manos de EEUU, y llamarse  la Republica Independiente del Oro Negro.

    Novela gamberra que nos lleva a bandas militares que ensayan para a finar con “La Internacional”. A personajes que dicen frases  que nos retumbaran como un himnos de una nación de derrotados: «Aquí donde me ves, he triunfado, nada de lo que quisieron que fuera soy; nada de lo que pretendieron que tuviera tengo, nada ha quedado. Nada he dejado

    Si Paco Ignacio Taibo II es un escritor torrencial, que nos ha dejado hasta el momento más de 50 títulos publicados, entre novelas, cuentos, ensayos, reportajes periodísticos o biografías, sus obras más negras, donde intervienen nuestros cuatro personajes, o el detective Héctor Belascoarán Shayne, con una entretenida  y amplia serie de nueve títulos, son una irrefrenable sucesión de realidades históricas y fantasías literarias que convierten en adicción la lectura de las páginas escritas por el asturiano emigrado al DF.

    Personajes convertidos en héroes a su pesar. Malditos con gestos de caballeros andantes. El mundo desde la perspectiva del perdedor.

    La vida cotidiana de los años veinte, en el caso de la novela que nos trata, donde los personajes de detienen a reponer fuerzas mediante dobles raciones de chuletas de cerdo en chile pasilla, donde el mezcal crea alucinaciones. Donde el pasado se cuela como el cuerpo de un gato invertebrado, por las rendijas de un presente en una ciudad, el DF, viva y repleta de deudas, viva y repleta de muertes, viva y repleta de hechos insólitos que nos tendrán como espectadores de ojos despiertos.

    De vez en vez recuerdo a este cuarteto. De vez en vez quisiera encontrar una máquina del tiempo que me llevara hasta esa mesa donde repiquetean las fichas del dominó y la vida se toma con una clase y una calma que solo he encontrado en la novelas. Frases justas que envuelven acciones impecables.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook